El presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), Óscar Justiniano, pidió al Gobierno que propicie controles e identifique a aquellos intermediarios que se dedican a ocultar y especular con el maíz.

Además, demandó una reunión con autoridades del Órgano Ejecutivo para trabajar en la provisión el grano ante la escasez del producto que experimentan el país y el mundo.

«Es por eso que es muy importante que tengamos cabalmente un diálogo sincero con números, y trabajemos juntos (…). No es algo nuevo, hay gente que se aprovecha de esta coyuntura, de la desgracia de los pecuarios. Pedimos a las autoridades que se controle esto (especulación), necesitamos un control muy estricto porque están lucrando con la desgracia de nosotros (productores) y de la población», dijo Justiniano desde Argentina en contacto con La Razón Radio.

El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, afirmó el miércoles que se asumirán las acciones correspondientes contra aquellos que especulan con el maíz, puesto de que el Gobierno trabaja para garantizar el abastecimiento del grano a los pequeños y medianos productores. Pidió a los grandes pecuarios liberar el maíz.

En tanto, Justiniano dijo que se evalúa opciones como la importación de maíz de Argentina que al momento cuenta con excedentes y se garantice el faltante del grano en el país. Contó que, para evitar una crisis como en Bolivia, Perú compró en aquel país 700.000 toneladas de maíz.

Justiniano consideró que Argentina es el único país en la región que tiene excedentes del producto para su eventual exportación.

Sobre Bolivia, reiteró que la producción total llega al millón de toneladas de maíz y la demanda alcanza los 1,3 millones. Es decir, como también lo advirtieron los productores, hay un déficil de 300.000 toneladas anuales.