La inflación, un riesgo para la estabilidad de América Latina

La inflación amenaza el futuro inmediato y la estabilidad política en América Latina, advirtieron observadores de la región en Davos, un diagnóstico pesimista por el que apoyan reforzar las instituciones y el multilateralismo.

Fuente: eleconomista.com.mx



La inflación amenaza el futuro inmediato y la estabilidad política en América Latina, advirtieron observadores de la región en Davos, un diagnóstico pesimista por el que apoyan reforzar las instituciones y el multilateralismo.

“América Latina está entrando en un periodo muy peligroso”, dijo el venezolano Moises Naïm, ministro al final de los años 80 y desde entonces analista en política internacional, en uno de los debates que organizó el foro.

“La inflación está llegando a todo el mundo y también a una generación de latinoamericanos que no saben cómo vivir con ella. Y las consecuencias económicas y sociales pueden ser nefastas”, expresó Naïm, quien advierte que, en este contexto de riesgo, algunos regímenes autocráticos se podrían consolidar o que lleguen al poder.

Las previsiones varían según las instituciones, pero las “ondas sísmicas” provocadas por la guerra en Ucrania, como las calificó recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI), afectarán directamente a la economía latinoamericana.

Aunque la región tiene menos vínculos directos con Europa que otras zonas del planeta, también se verá afectada por la inflación y el endurecimiento de las políticas monetarias, advirtió la institución en abril.

También recordó que, incluso antes de la guerra, la inflación ya había aumentado en muchos países de la zona por los precios de materias primas y los desequilibrios de la oferta y la demanda provocados por la pandemia.

La Cepal, organismo regional de la ONU, redujo a finales de abril su estimación de crecimiento del PIB de América Latina y el Caribe para este año, de 2.1 a 1.8 por ciento.

“Son tiempos duros para ser latinoamericano”, dijo el chileno Andrés Velasco, exministro de Hacienda con el gobierno de Michele Bachelet.

La combinación de mala gestión y presión inflacionaria podría llevar a un deterioro democrático, con sistemas lastrados por la fragmentación, el cortoplacismo y los gobiernos a base de Twitter, según Velasco.

En este contexto, muchos abogan en Davos por el multilaterialismo y por más presencia de la región en las instituciones internacionales.

Frente a este panorama de “vaso medio vacío”, algunos optan por el optimismo económico, en particular si Latinoamérica logra convertirse a medio plazo en un productor y exportador de energía verde (solar y eólica en particular).

Latinoamérica, cuya presencia ha ido ganando fuerza en los últimos años en el foro, estará muy presente con intervenciones de los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Costa Rica, Rodrigo Chaves y de República Dominicana, Luis Abinader; además de sesiones específicas sobre la economía de la región.

El presidente de Perú, Pedro Castillo, que intervendría en varios debates, canceló a última hora su visita y estará representado por su vicepresidenta, Dina Boluarte.