Luna, Baldivieso y el Pato, los «cancheros» del superclásico

En el pasado, el exjugador atigrado y el exacadémico se subieron a la pelota para buscar rival al frente. Hoy, Rodríguez hizo rabonas y caños en el duelo de marzo.

 

Fuente: paginasiete.bo



Marco Mejía / La Paz

El domingo se jugará el superclásico de Bolivia 290 entre Bolívar y The Strongest (15:00),  que en marzo dejó un aire de revancha luego de los incidentes entre jugadores atigrados y el académico Patricio Rodríguez al final del choque 289.

El Pato disputó un partidazo con caños, rabonas y su gambeta endiablada que volvió “locos” a los aurinegros, que definieron ese juego como “provocativo” y muy  “canchero”.

El estilo de juego de Rodríguez en el compromiso de ida fue similar al que tuvieron hace casi tres décadas jugadores como Sergio Luna y Julio César Baldivieso, otros virtuosos con el balón, que en su momento hicieron de las suyas en el clásico, pero dejaron temas pendientes para una revancha.

En octubre de 1993, el Tigre le ganó por 3-1 a Bolívar con tres tantos de Jhonny Villarroel, Sandy hizo el descuento celeste. El partido fue netamente favorable a los atigrados, que tres meses después consiguieron el campeonato, Sergio Luna era la manija del equipo, el 10 hizo y deshizo a los académicos y después del tercer gol se frenó en una jugada, se subió  a la pelota e hizo con la mano una especie de visera, como buscando rivales de la Academia.

En su momento Luna aseguró que “fue algo espontáneo y con las pulsaciones a mil, pero sin ánimo de ofender ni provocar”. En la Academia no lo tomaron así y quedaron secuelas por lo que se consideró una provocación del jugador argentino.

En el clásico revancha, el defensor Eduardo Jiguchi se encargó de “poner las cosas en su lugar”. Con la dureza que  le caracterizaba al cruceño o como se conoce en el fútbol, “le puso un estate quieto” a Luna que no volvió a repetir la jugada.

El emperador Baldivieso

Julio César Baldivieso fue el último 10  que tuvo Bolívar en su conformación. En el segundo clásico por Copa Libertadores 1994, los dos grandes del fútbol boliviano debían decidir el clasificado a los cuartos del torneo.

Bolívar goleó al Tigre por 4-0 con una gran versión de Baldivieso, que fue la pesadilla de los aurinegros. A falta de cinco minutos para el final, el cochabambino cerró el marcador con un gran tiro de media distancia que sorprendió al arquero Luis Ibarra. Luego del gol y con el triunfo asegurado para Bolívar, Baldivieso imitó el gestó de Luna un año antes, se paró sobre la pelota y sonriendo se puso la mano derecha sobre la frente como si se estuviera preguntando: “¿dónde está el rival?”.

Otro cochabambino, el zaguero Óscar Sánchez, se encargó de que en el siguiente clásico ese gesto que consideraban “de canchero y sobrador” no se vuelva a  repetir.

El show del Pato Rodríguez

El pasado 14 de marzo, Bolívar se impuso por la mínima diferencia a The Strongest con Patricio Rodríguez que marcó la diferencia con varios lujos que disfrutó la hinchada bolivarista, pero que los jugadores rivales interpretaron como actos provocativos.

El argentino dijo que era su estilo de juego y “lo hacía para divertirse”. Henry Vaca le respondió que “había que cancherear en la Copa. Rodríguez no tocó pelota en la Libertadores y ahora viene a tirar rabonas, no hay que ser  cagón”.

Durante el partido, Luciano Ursino, Saúl Torres, Rodrigo Amaral y Martín Prost tuvieron más de un roce  con el futbolista de la Academia, es más, el uruguayo Amaral tiene un proceso en el tribunal por los incidentes que al final del compromiso con la terna arbitral y con un asistente celeste al que ofreció pelea en la cancha.

Para el domingo se avecina otro clásico caliente, con heridas que no están resueltas y con declaraciones picantes de la pasada semana entre ambos bandos a través de los medios de comunicación. ¿El Pato jugará como en la ida? o veremos un “estate quieto”  de los rivales.