Paso a paso: así fue el atentando que le costó la vida al fiscal paraguayo Marcelo Pecci en Cartagena

La periodista Claudia Aguilera, esposa de la víctima, confirmó que hombres armados arribaron vía marítima y atacaron al funcionario judicial

Fuente: Infobae

Las tranquilidad de la isla de Barú, ubicada a poco más de una hora del centro de Cartagena, se conmocionó la mañana de este martes con el sonido de los disparos, inusual en ese paradisiaco centro turístico colombiano. A la vista de todos y en un lugar impensable, un sicario disparó sobre un hombre que descansaba en una playa privada de un reconocido hotel. La víctima fue el fiscal paraguayo Marcelo Pecci, quien se encontraba pasando su luna de miel en Cartagena, pues había contraído nupcias el pasado 30 de abril con la periodista Claudia Aguilera Quintana, quien salió ilesa.

Información preliminar permitió determinar que el fiscal extranjero se encontraba alojado en el Hotel Decameron de Barú, Infobae Colombia estableció contacto con el lugar y a pesar que la información fue limitada se puedo confirmar que el hombre estaba alojado en este lugar.



Ubicado en medio de un bosque tropical, con edificios de vivos colores y estilo caribeño y una privilegiada vista al mar, fue el lugar elegido por la pareja, que después de desayunar en el restaurante bufete, caminó unos 200 metros hasta la playa. La unica forma de acceder a ese lugar es desde el hotel o desde el mar, por donde, hacia las 10:30 de la mañana de este martes, llegaron dos hombres en una motocicleta acuática.

Según el relato de la periodista Claudia Aguilera, uno de los hombres descendió de la moto y, sin mediar palabra, disparó dos veces sobre el fiscal antimafia paraguayo. “Llegaron dos hombres en una lancha y se acercaron, le dispararon, el falleció”, confirmó la comunicadora en entrevista con la emisora W Radio, luego subieron de nuevo a la motocicleta y emprendieron la huida rumbo a Playa Blanca, lugar en donde, según las autoridades, habrían dejado el vehículo marítimo y continuado su fuga vía terrestre.

El comandante de la policía colombiana anunció que se desplegó un grupo investigativo para esclarecer los hechos, hasta el momento no ha llegado la Fiscalía a la zona del ataque, pues hasta el momento, la presencia la hace la Policía únicamente, Aguilera Quintana afirmó: “la policía ya llegó hasta ahora, la Fiscalía no ha llegado todavía, no han hecho el levantamiento”

Desde Paraguay, tanto entidades públicas como la misma prensa señalan que nunca se había registrado un atentado en contra de un fiscal de esta estirpe. El hecho ha generado especulaciones sobre si existía algún tipo de amenaza en contra del funcionario extranjero, pues su lucha en contra del narcotráfico podría ser uno de los móviles del crimen, no obstante, la esposa de Marcelo Pecci aseguró que no había ninguna tipo de hostigamiento en contra de él, frente a esto, la mujer aseguró: “él no tenía ninguna amenaza, él es fiscal antidrogas de Paraguay y contra el crimen organizado y lavado de dinero, no tenía ninguna amenaza, ningún atentado en Paraguay, le dispararon y se fueron, no hay información de la lancha, cuando todo pasó, un guardia quiso acercarse y también le dispararon al guardia, no sabemos si está herido o no”.

Por su parte, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, lamentó lo sucedido y confirmó que ya había entablado comunicación directa con el gobierno paraguayo, el mandatario destacó: “repudiamos el asesinato del Fiscal paraguayo Marcelo Pecci en Cartagena. Conversé con el Presidente Marito Abdo para manifestar mis condolencias y acordar toda la cooperación para hallar a responsables. El Director de la Policía, Jorge Luis Vargas Valencia ya está en la ciudad para adelantar las investigaciones.”.

Los ministerios de Relaciones exteriores de Paraguay y Colombia, se encuentran en comunicación constante para cooperar en términos de investigación forense y evaluar el proceso de repatriación de los restos del fiscal. Por su parte, el Gobierno Nacional designó al general Jorge Luis Vargas para liderar la investigación junto a cinco investigadores especializados de la Policía, además se solicitó cooperación del gobierno de los Estados Unidos para poder avanzar en las indagaciones correspondientes.