Santa Cruz: Concejales apuntan al reglamento «ambiguo» como detonante en las disputas por la directiva

Por segundo año, la directiva del Concejo no contará con la Vicepresidencia. Quiroz (MAS) afirma contar con el compromiso de UCS para cambiar el reglamento este año
Juan Manuel Ijurko

​Fuente: eldeber.com.bo

Hay unanimidad. Munícipes de las diversas bancadas presentes en el Concejo Municipal de Santa Cruz de la Sierra coinciden en la necesidad de modificar el reglamento de funcionamiento del mismo para evitar los actuales conflictos. En la sesión del miércoles, y por segunda gestión consecutiva, el Concejo carecerá de la figura de una Vicepresidencia. Una ausencia que, en algunas ocasiones, demora las determinaciones.

La disputa por la presidencia entre Unidad Cívica Solidaridad y Comunidad Autonómica (C-A) derivó en un cruce de acusaciones durante el plenario. Con documentos en mano, cada una de las partes aseguraba contar con la razón legal para aspirar al primer sillón del Concejo.

En el fondo, las disputas se derivan del texto recogido en el reglamento interno. «Tiene muchos vacíos, es ambiguo y muy general», asegura José Antonio Alberti (C-A). «No solo en lo relativo a la elección de la directiva, sino también en el funcionamiento de las comisiones y en las atribuciones de fiscalización», alega.

José Quiroz, concejal decano y portavoz del Movimiento Al Socialismo, lo manifestó ayer miércoles en la plenaria. «Se debe cambiar el reglamento para que todos los concejales puedan formar parte de la directiva», reiteró este jueves a EL DEBER. Es más, asegura contar con el compromiso de la bancada de UCS para cambiar el reglamento este año.

El presidente reelecto del Concejo Municipal cruceño, Israel Alcócer (UCS), evita referirse a la vigencia de dicho «compromiso» aunque ratifica la importancia de replantear el reglamento en el legislativo municipal.

«Lo tenemos que revisar más adelante, cuando sea oportuno. Tenemos que ver muchas cosas, los reformulados (de presupuesto), la ley de transporte», dijo. Estas normativas  antepone la UCS a la modificación del reglamento.

Mientras se produce esa reformulación, el Concejo continúa sin la figura de la Vicepresidencia. Esta ausencia provoca «una limitante para el desarrollo administrativo del órgano deliberativo», puntualiza José Antonio Alberti (Comunidad Autonómica).

Quiroz también observa las lagunas provocadas por la falta de un vicepresidente. «Como concejal decano no podré promulgar las leyes cuando me toque suplir al presidente», aclara. Al menos una semana al mes, la presidencia debe ceder su espacio al suplente, momento en que se reclama la presencia del vicepresidente.

Manuel Saavedra, edil de Demócratas, avanza un paso más en la propuesta. «La directiva se debe elegir en virtud de las propuestas por parte de los concejales», dice. El pasado año, Mamén presentó al plenario una propuesta para modificar el reglamento. Al ser rechazada en la gestión, la propuesta no se puede volver a tratar hasta la siguiente gestión, que se inició ayer con la elección de una nueva directiva.

«El reglamento actual lo cambiaron en una coyuntura que favorecía a Santa Cruz para Todos y ante la perspectiva de no contar con la mayoría en el siguiente Concejo». Fue en 2014  cuando se incorporó al reglamento la disposición sobre las mayorías y minorías.

Intereses personales

Tras la elección de la directiva conformada por Alcócer (Presidente) y Silvana Mucárcel (Secretaria), los ediles de C-A anunciaron una demanda por incumplimiento de una resolución judicial que les reconoce como la fuerza política más votada en el Concejo. Con esta sentencia, deberían asumir la presidencia del legislativo municipal.

La sentencia se encuentra en revisión por parte del Tribunal Constitucional. Con ese argumento, UCS considera que queda congelada su aplicación y, por ello, asume el principal cargo en el Concejo.

Saavedra observa «intereses personales» en esta disputa. «Ambas bancadas se encuentran atrincheradas en sus posiciones» y postergan las urgencias de la ciudad, dice.

Se suma a este criterio Quiroz. «No nos hemos puesto de acuerdo para modificar el reglamento», detalla y agrega que urge estos cambios. El actual texto del reglamento «es antidemocrático, solo permite a las mayorías participar y deja fueran a las minorías».

Alcócer trata de apaciguar las discrepancias entre las bancadas y adelanta la revisión del reglamento, aunque aclara que tal revisión no sabe si será en esta gestión o en la siguiente.

A pesar de la unanimidad en la medida, ahora, los concejales difieren en los tiempos de ejecución.