Santa Cruz: Dejaron atado a un perrito enfermo en la calle Ingavi, estuvo dos días en plena acera

Fue abandonado en pleno centro de la ciudad de Santa Cruz. Pasó la noche en un parqueo. Lo llamaron Bobby. Un joven rescatista lo llevó a la veterinaria Sudamericana, llegó con fiebre, deshidratado y con sarna en el cuerpo. Se recupera en un refugio.

 

Estuvo dos días en plena acera de la calle Ingavi / Redes Sociales



 

Fuente: El Deber

Elizabeth La Fuente

A un perro lo dejaron bien envuelto en una sábana blanca, con una cuerda celeste atada a una pequeña pilastra del frontis de una antigua casona de la concurrida calle Ingavi, a pocos metros de la Manzana Uno de la capital cruceña. Decaído, bien acurrucado en plena acera, con comida y agua cerca, permaneció dos días en el lugar, donde pasó la noche en un rincón del parqueo público de la cuadra.

Gracias a la publicación de un par de fotografías del perro en la redes sociales, el rescatista Edgar Ortega, que recoge a diario animales abandonados, llegó hasta el lugar y fue recibido por Wilma Rodríguez, la encargada del parqueo, quien lo cuidó y le colocó una inyección que compró con sus propios recursos para reanimarlo, pero que ya no podía darle cobijo otra noche.

Decaído y bien acurrucado en plena acerca en la calle Ingavi / Redes Sociales

Bobby, nombre que le puso la mujer que lo atendió,  fue llevado a la veterinaria Sudamericana y atendido de emergencia. Llegó con fiebre y deshidratado, con anemia y sarna en la mayor parte de su cuerpo.

“Es inhumano cómo lo dejaron. Pero lo mas triste es que mucha gente pasó y lo vio. Sé que no es obligación de nadie recogerlo, pero tampoco se puede ser tan indiferente”, dijo Edgar, que actualmente tiene a su cargo a 90 perros rescatados en el refugio Angelitos de Edgar, los cuales alimenta y cuida con la ayuda de empresas solidarias, grupos y personas de buen corazón.

Bobby, de aproximadamente tres años, el lunes debe volver a la veterinaria para que le realicen nuevos estudios y continuar con su recuperación. Los aportes para cubrir su tratamiento, y también ayudar a los otros perros rescatados, se pueden realizar a las cuentas habilitadas a nombre de Edgar Ortega, su número de teléfono es 731-07078.

Ahora el animalito está alojado en una pequeña casa de madera, donde no volverá a pasar frío, pero sobre todo nuevamente tendrá el amor y el cuidado que tanto necesita para recuperarse y encontrar una nueva familia, esta vez para siempre.