Sedes exhorta a la ciudadanía e insiste en mantener las medidas de bioseguridad

Piden a las autoridades analizar elementos como las clases presenciales, la época invernal y otras afecciones que pueden despegarse al levantar la obligatoriedad del uso del barbijo.

Se exige el uso obligatorio de barbijo para las prácticas Foto: El DEBER
Se exige el uso obligatorio de barbijo para las prácticas Foto: El DEBER

Fuente: El Deber

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz considera que para tomar una decisión municipal relativa a la suspensión de una medida de bioseguridad que repercuta sobre la pandemia, esta tiene que estar sustentada con un soporte técnico científico. “Tenemos que ser serios en lo que es precautelar, como principal objetivo, la salud de la población del departamento”, remarcó Jorge Quiroz, coordinador de Redes Urbanas en la institución departamental.

Quiroz asegura que la pandemia no se ha ido del departamento, menos del país y por ello llamó a la población a ser conscientes y seguir manteniendo las normas de sanitarias.



«El virus está en el departamento y los países limítrofes, a ello se suma que los estudiantes están pasando clases presenciales y ya viene la época de invierno que amenaza con enfermedades, como la influenza, que se pueden diseminar de manera rápida a través de los contagios«, resaltó.

También hizo un análisis en el hecho de que haya un número bajo de infectados diarios por Covid-19 se debe a que son menores las pruebas de la enfermedad con relación a cuando estaban las olas en su pico máximo, por lo cual llamó a la reflexión y pidió no bajar la guardia con respecto al uso de desinfectantes, el barbijo y la distancia social.

La vacunación departamental contra el virus llega al 76% con primeras dosis y 64% con segundas, situación que obliga a seguir acudiendo a inmunizarse contra el virus.

Es más, hoy en día, Santa Cruz cuenta con 78 puntos de vacunación en la ciudad y más de 400 en las provincias, además los móviles que siguen vigentes también en las áreas urbana y rurales, asistiendo principalmente a las unidades educativas.

Fuente: El Deber