Senadora del MAS acusa de «resentidos políticos» a quienes hablan de machismo como Ponce

La senadora negó que al interior del MAS exista machismo y acoso político, tal como denunció Angélica Ponce.

image_2022-05-20_152635773
Simona Quispe, primera vicepresidenta de la Cámara de Senadores. Foto: ANF.

 

Fuente: ANF



La primera vicepresidenta de la Cámara de Senadores, Simona Quispe, negó este viernes que en el Movimiento al Socialismo (MAS) haya machismo y acoso político, tal como denunció Angélica Ponce, directora ejecutiva de la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, a quien acusó de buscarse los dos procesos penales interpuestos por el diputado Héctor Arce.

“También uno se busca no, uno se busca cómo pelearse. Yo no quisiera contradecirme ni tanto con la compañera, pero personalmente yo veo que hasta el momento yo no he recibido ninguna discriminación, ninguna agresión de ser machista, pero afuera (del partido) si hay”, respondió Quispe, en relación a la consulta sobre si no es machismo las dos denuncias penales de un diputado contra Ponce.

La parlamentaria dijo que una persona habla de machismo y acoso político cuando es un “resentido político”, haciendo referencia a la denuncia pública de Ponce sobre el machismo, discriminación y acoso político en el MAS, actitudes que evitan el surgimiento de la líderes en ese partido.

“Si yo me voy a ir resentido de este instrumento político donde pertenecía, obviamente voy a retornar para desgastar, para decir que esto ha sido o no ha sido, pero personalmente, y como mujer digo, yo no estoy recibiendo ninguna agresión, ninguna discriminación de los ‘machismos’, como dicen, siempre ha habido consenso (en el MAS)”, complementó Quispe.

El diputado Héctor Arce presentó el miércoles (18.05.2020) dos denuncias penales contra Ponce por un presunto mal uso de recursos económicos del Estado y despedir a una funcionaria en estado de gestación. El parlamentario negó que se trate de una persecución contra Ponce por pedir renovación y señaló que las acciones que asume son parte de sus funciones legislativas.

En respuesta, Ponce negó todas las acusaciones y advirtió con abrir la boca para ver quién tiene más “cola de paja”; además, reiteró que en el MAS existe machismo y acoso político que evita que las nuevas líderes surjan.

“No tengo miedo a los machos porque soy una mujer con los ovarios bien puestos, carajo; no tengo por qué temer a ninguno de ellos que están arremetiendo contra mis derechos”, declaró Ponce.  “El pueblo me va defender de estos cobardes y machistas”, acotó.

Por su parte, la senadora Quispe reiteró que no hay machismo al interior del MAS y que las normas prevén la igualdad entre hombres y mujeres. Asimismo, indico que en su partido hay líderes mujeres y gran participación femenina, por ejemplo, en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

Por otro lado, negó que en el MAS haya división a causa del pedido de renovación. Acusó a los “resentidos políticos”, que se retiraron del partido, de impulsar esa creencia. “Algunos resentidos que se van del instrumento político hablan de esta manera, pero el instrumento político está unido y estará unido más que nunca”, expresó.