Starlink podría sufrir la caída de sus satélites por obra del ejército chino

Starlink fue presentado con el objetivo de expandir el alcance de Internet a cada rincón del mundo, usando una constelación de satélites para proporcionar conexión a nivel mundial sin usar fibra o cables ópticos. 

A pesar de la utilidad práctica y las buenas intenciones que se puedan destacar en torno a esta iniciativa, el gobierno de China cree que el servicio de Starlink podría resultar una amenaza de seguridad para el país.



China se prepara para, eventualmente, derribar los satélites Starlink de Elon Musk, según informe

Pocketnow informó esta novedad citando un reporte de South China Morning Post, medio de comunicación que afirma que un equipo de investigadores de China ha publicado un documento que aconseja al gobierno chino que desarrolle capacidades antisatélite, para que pueda echar abajo la infraestructura de Starlink si lo considera necesario. El informe de investigación establece que China necesita desarrollar un sistema de vigilancia que realice un seguimiento y controle cada satélite Starlink.

El mencionado estudio fue dirigido por Ren Yuanzhen, investigador del Instituto de Seguimiento y Telecomunicaciones de Beijing. El equipo también incluía investigadores de la industria de defensa de China, según reporta la nota de South China Morning Post. «Debe adoptarse una combinación de métodos de eliminación suave y dura para hacer que algunos satélites Starlink pierdan sus funciones y destruyan el sistema operativo de la constelación», señala el documento de investigación.

Yuanzhen dice que Starlink tiene la capacidad de mejorar la velocidad de transmisión de datos de los drones estadounidenses y los aviones de combate furtivos en más de 100 veces. También, señala que todos los satélites Starlink cuentan con propulsores de iones que les permiten cambiar de órbita a gran velocidad cuando son atacados. Además, si un satélite falla, Starlink es esencialmente resistente a los ataques, porque la constelación de Internet puede funcionar aún cuando los satélites individuales no se encuentren correctamente habilitados para funcionar. Yuanzhen estima que esto podría resultar ser un activo crítico en caso de guerra, por lo que representa una amenaza para la seguridad de la nación.

La figura de Elon Musk en torno a los coches eléctricos, generó para el empresario una gran popularidad en el gigante asiático. Sin embargo, el hombre tras Tesla ha sufrido una merma de su popularidad, luego de que el año pasado se detectara que dos satélites de Starlink se acercaron peligrosamente a la estación espacial china. Desde entonces, el brazo de Defensa de China cree que su servicio de Internet satelital podría representar una gran amenaza para la seguridad de la nación.

Otro antecedente que enciende las alertas en China es que SpaceX firmó un contrato con el Departamento de Defensa de Estados Unidos a principios de este año, para desarrollar una nueva tecnología basada en la plataforma Starlink, para rastrear armas hipersónicas en tiempo real. Esta clase de armamento puede viajar hasta cinco veces por sobre la velocidad del sonido. 

Cerrando esta idea, el informe indica que la escala, la complejidad y la flexibilidad sin precedentes de Starlink obligarían al ejército chino a desarrollar nuevas capacidades antisatélite

Hasta ahora, China ha estado desarrollando varias tecnologías antisatélite que utilizan microondas para bloquear las comunicaciones entre los satélites o que pueden quemar directamente sus componentes electrónicos, según Yuanzhen. El Departamento de Defensa del país también ha desarrollado láseres para cegar o dañar satélites, nanosatélites que pueden lanzarse en grandes cantidades para paralizar satélites más grandes y armas cibernéticas para piratear la red de comunicación satelital.

Un eventual ataque siempre estará sujeto a los pasos que se sigan entre Estados Unidos y China, que durante los últimos años han acumulado tensión, entre otros factores, por su consolidación comercial como potencias, medida en desarrollos como estos.

Fuente: Link