Un satélite internacional que rastrea los impactos de las pequeñas corrientes oceánicas

Aunque el cambio climático está impulsando el aumento del nivel del mar con el tiempo, científicos afirman que las diferencias en la altura de la superficie de un lugar a otro en el océano, puede afectar el clima de la Tierra. Estos altibajos están asociados con corrientes y remolinos, ríos arremolinados en el océano, que influyen en cómo absorbe el calor atmosférico y el carbono.

La misión Surface Water and Ocean Topography, explorará cómo el océano absorbe el calor atmosférico y el carbono, moderando las temperaturas globales y el cambio climático.



Misión estudiará las corrientes oceánicas desde un satélite

La misión Surface Water and Ocean Topography (SWOT), responde a un esfuerzo conjunto de la NASA y la agencia espacial francesa Centre National d’Études Spatiales (CNES), con contribuciones de la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y la Agencia Espacial del Reino Unido.

Lanzada en noviembre de 2022, la misión SWOT recopilará datos sobre las alturas de los océanos para estudiar corrientes y remolinos hasta cinco veces más pequeños de lo que se había detectado anteriormente. También recopilará información detallada sobre lagos y ríos de agua dulce.

Observar el océano a escalas relativamente pequeñas ayudará a los científicos a evaluar su papel en la moderación del cambio climático. El mayor almacén de calor atmosférico y carbono del planeta, el océano ha absorbido más del 90% del calor atrapado por las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre.

Se cree que gran parte de la absorción continua de ese calor, y el exceso de dióxido de carbono y metano que lo produjo, ocurre alrededor de corrientes y remolinos de menos de 100 kilómetros de ancho. Estos flujos son pequeños en relación con corrientes como la Corriente del Golfo y la Corriente de California, pero los investigadores estiman que en conjunto transfieren hasta la mitad del calor y el carbono de las aguas superficiales a las profundidades del océano.

Comprender mejor este fenómeno puede ser clave para determinar si hay un techo a la capacidad del océano para absorber el calor y el carbono de las actividades humanas.

Los satélites existentes no pueden detectar corrientes y remolinos a menor escala, lo que limita la investigación sobre cómo esas características interactúan entre sí y con flujos a mayor escala.

Además de ayudar a los investigadores a estudiar los impactos climáticos de las pequeñas corrientes, la capacidad de SWOT para «ver» áreas más pequeñas de la superficie de la Tierra le permitirá recopilar datos más precisos a lo largo de las costas, donde el aumento del nivel del océano y el flujo de corrientes pueden tener impactos inmediatos en los ecosistemas terrestres y la actividad humana.

Los mares más altos, por ejemplo, pueden hacer que las marejadas ciclónicas penetren más tierra adentro. Además, las corrientes intensificadas por el aumento del nivel del mar pueden aumentar la intrusión de agua salada en deltas, estuarios y humedales, así como en los suministros de agua subterránea.

La medición de la altura del océano conducirá a un mejor conocimiento de las corrientes y los remolinos. Precisamente,  los investigadores utilizan las diferencias de altura entre los puntos, conocidas como la pendiente, para calcular el movimiento de las corrientes. Las matemáticas explican la fuerza de la gravedad de la Tierra, que tira del agua de alto a bajo, y la rotación del planeta, que, en el hemisferio norte, dobla el flujo en el sentido de las agujas del reloj alrededor de los puntos altos y en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de los puntos bajos. El efecto es el contrario en el sur.

Al medir las alturas del océano hasta incrementos de 0.4 centímetros, así como sus pendientes, las dos antenas de interferómetro de radar de banda Ka (KaRIn) de SWOT,  los investigadores podrán discernir corrientes y remolinos tan pequeños como 12 millas (20 kilómetros) de ancho.

SWOT también empleará un altímetro nadir, una tecnología más antigua que puede identificar corrientes y remolinos de aproximadamente 100 kilómetros de ancho. Donde el altímetro nadir apuntará hacia abajo y tomará datos en una dimensión, las antenas KaRIn se inclinarán. Esto permitirá a las antenas KaRIn escanear la superficie en dos dimensiones y, trabajando en tándem, recopilar datos con mayor precisión que el altímetro nadir solo.

Fuente: Link