Una picadura de la garrapata “Lone Star” puede causar alergia a la carne roja de por vida

 

 



Este es un artículo muy interesante publicado en Washington Post por Kevin Ambrosio. Traduje y edité el artículo para facilitar su lectura. Vale la pena leerlo. Relata muy bien la enfermedad causada por la picadura de la garrapata que tiene una Mancha blanca en el lomo (garrapata de Lone Star, por el lugar donde se halló primero), que se conoce como el síndrome Alfa-Gal, y que causa una alergia a la carne roja ¡DE POR VIDA!

Es muy importante averiguar si hay en Santa Cruz la garrapata Lone Star!!! La garrapata de las patas negras (ver fotos) que causa la Enfermedad de Lyme si existe en Santa Cruz y Beni. He visto ya 7 casos confirmados de la enfermedad de Lyme en Santa Cruz.

La garrapata que hace que las personas sean alérgicas a la carne roja de por vida

Por Kevin Ambrosio. Washington Post

Nuestro clima cálido reciente ha vuelto a despertar las garrapatas, y un tipo en particular se está volviendo más común en el área de D.C.: la garrapata Lone Star. Una picadura de esta garrapata, que se identifica fácilmente por la mancha blanca en la espalda si es hembra, puede causar una reacción adversa de por vida al comer carne roja.

La garrapata Lone Star se originó en los estados del sur, pero se ha extendido hacia el norte y el oeste de EEUU para cubrir gran parte de la mitad oriental del país. Con un clima más cálido, más garrapatas sobreviven los meses de invierno y su área de distribución se está expandiendo.

A diferencia de la garrapata de patas negras (venado), la garrapata Lone Star no transmite la enfermedad de Lyme, pero puede producir una alergia alimentaria grave en personas ,conocida como el síndrome Alfa-Gal, que es una alergia a la carne roja. Cuando las garrapatas Lone Star se alimentan de mamíferos, como ratones, conejos o ciervos, ingieren azúcares alfa-gal.

Más tarde, si las garrapatas muerden y se alimentan de humanos, inyectan los azúcares alfa-gal con su saliva en su huésped humano. Debido a que las personas no tienen alfa-gal en sus cuerpos, el sistema inmunitario humano reconoce el alfa-gal de una picadura de garrapata como una sustancia extraña y genera una respuesta inmune, que incluye el desarrollo de anticuerpos anti-alfa-gal.

A menudo, el sitio de la picadura se hincha y pica. La ingesta de la carne roja, que contiene azúcares alfagal, puede desencadenar más reacciones. Si las personas picadas por la garrapata Lone Star comen carne roja, el sistema inmunitario reconoce el alfa-gal de la carne como una sustancia extraña. Como resultado, el cuerpo genera una respuesta inmunológica, a menudo mucho más grave que la respuesta inicial a la picadura de garrapata.

La alergia alfa-gal a la carne roja puede provocar sarpullido, urticaria, picazón, hinchazón, dificultad para respirar, dolores de cabeza, dolor abdominal, diarrea y vómitos. Con casos severos, una persona puede sufrir anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente fatal.

Inicialmente, el síndrome alfa-gal era difícil de diagnosticar porque la reacción alérgica ocurre muchas horas después de ingerir la carne o se manifiesta en otra ocasión que se ingiera carne roja. Además, la alergia a la carne roja dura toda la vida y puede empeorar con el tiempo.

Vivir con el síndrome alfa-gal Keith Tremel de Edgewater, Md., es un competitivo cocinero de barbacoas que no puede comer ni saborear sus platos de carne de res y cerdo ahumados. Necesita usar guantes de goma cuando manipula carne roja, o le saldrá un sarpullido. Contrajo el síndrome alfa-gal después de una picadura de garrapata Lone Star hace cinco años y es muy alérgico a la mayoría de la carne que cocina.

Tremel recuerda la picadura de la garrapata: “Me picó una garrapata en el muslo mientras dormía. Me despertó. Saqué la marca e inmediatamente vi el punto blanco. Recientemente había leído un artículo sobre alfagal y garrapatas de Lone Star, así que lo reconocí al instante. No diría que la picadura fue dolorosa, pero me despertó”.

Poco después de la picadura de la garrapata, Tremel comió una hamburguesa y le salió un sarpullido en la mayor parte del cuerpo. Una semana después, otra hamburguesa me provocó el mismo sarpullido. Más tarde, una tercera hamburguesa condujo a un resultado similar, y Tremel fue a ver a un médico por temor al síndrome alfa-gal.

El médico de Tremel nunca había oído hablar de alfa-gal y lo buscó en su computadora portátil mientras Tremel esperaba. El diagnóstico fue de hecho síndrome alfa-gal. “No fue reconfortante cuando me di cuenta de que sabía más sobre alfa-gal que un profesional médico”, dijo en un correo electrónico.

Antes de mi diagnóstico, me encantaban las hamburguesas con queso y tocino. A mi esposa y a mis dos hijos les gusta el tocino, y a mi hijo le gusta el bistec, por lo que cocinar eso para ellos puede ser una tortura para mí. En cuanto a las competencias de parrilladas y el catering, ya estoy acostumbrado, pero al principio fue frustrante”.

Tremel y sus compañeros de equipo compiten en la Kansas City Barbeque Society, cocinando pollo, costillas, cerdo y pechuga en cada competencia. El pollo, dijo, es la única carne que puedo probar. Para el resto de los platos, confía en las «papilas gustativas de sus compañeros de equipo para hacer cambios de última hora en nuestros platos, como si necesita más especias, menos especias, es salado, demasiado dulce, etc.».

Desde el diagnóstico de alfa-gal de Tremel, sus comidas favoritas han cambiado a tacos de pollo y pizza. “Hasta ahora, los lácteos no me han afectado, así que el queso todavía está bien”. William Gimpel, un entomólogo jubilado del Departamento de Agricultura de Maryland, fue picado hace un tiempo por una garrapata en el cuello, en el norte de Virginia. Pero no fue diagnosticado oficialmente con el síndrome alfa-gal hasta hace seis años. La reacción alérgica de Gimpel a la carne roja fue grave.

Dijo en un correo electrónico: “Desarrollé urticaria, me desmayé, mi presión arterial bajó y le dije a mi esposa en el camino a la sala de emergencias que no podía ver. Esa ha sido mi reacción más grave”. La población de garrapatas está en auge. ¿El cambio climático tiene la culpa? Inicialmente, le dijeron a Gimpel que era alérgico a la carne de res. Entonces, cenó cerdo, cordero y venado durante varios años. Luego tuvo una reacción alérgica al cerdo y tres meses después reaccionó mal al cordero.

Finalmente, encontró un inmunólogo que diagnosticó correctamente su condición como síndrome alfa-gal. Gimpel se mantiene optimista a pesar de su alergia. Escribió: “¡La mejor noticia es que como todas las carnes que no sean rojas, incluidos el pollo, el pavo, el pescado, los cangrejos y otros mariscos!”.

No todas las picaduras de garrapatas de Lone Star producen el síndrome alfa-gal. Fui mordido por una garrapata el mes pasado en el área de D.C. pero no he desarrollado la alergia a la carne roja… todavía. De hecho, me han picado más de una docena de garrapatas de Lone Star. El aumento de las garrapatas se puede atribuir a temperaturas más cálidas a lo largo de las estaciones.

Michael Raupp, profesor emérito de entomología de la Universidad de Maryland, dijo que las temperaturas más cálidas en el invierno permiten que más garrapatas sobrevivan a la temporada generalmente dura. El clima templado en otoño, invierno y primavera también les permite buscar anfitriones activamente durante períodos más largos, lo que aumenta sus posibilidades de supervivencia.

Además, dijo Raupp, un aumento en los animales de los que se alimentan las garrapatas, como el venado de cola blanca, también ayuda a aumentar la población de garrapatas. Además de alfa-gal, las garrapatas Lone Star transmiten enfermedades, incluida la enfermedad del sarpullido asociada a la garrapata del sur (STARI, por sus siglas en inglés), que produce sarpullido, fiebre, fatiga y dolor en los músculos y las articulaciones, y Ehrlichiosis, que produce síntomas similares a los de la gripe, que incluyen dolor de cabeza, dolores articulares y musculares, fiebre y fatiga.

La garrapata Lone Star hembra tiene una mancha blanca en la espalda, pero el macho no, por lo que es más difícil de identificar. Sin embargo, la garrapata Lone Star tiene una forma diferente a la garrapata del perro y es mucho más grande que la garrapata del venado (ver fotos).

Si tiene el síndrome alfa-gal, la carne modificada genéticamente puede ser una opción. Recientemente, los cerdos han sido modificados genéticamente para eliminar los azúcares alfa-gal para que sus órganos puedan ser trasplantados en humanos con una menor probabilidad de rechazo (hace poco se publicó el primer trasplante de corazón de cerdo a un hombre, quíntuple falleció después, desafortunadamente). La carne sobrante se podría utilizar como alimento para personas con síndrome alfa-gal.

Una empresa, Revivicor, ha estado enviando por correo paquetes de su carne de cerdo sin alfa-gal a personas con el síndrome. La carne parece no producir una reacción alérgica.

En diciembre de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó la alteración genómica de cerdos para alimentos y cosméticos humanos, por lo que puede haber un futuro para vender carne sin alfa-gal a personas con el síndrome. Quizás algún día, Tremel pueda asar costillas de cerdo para competir y hacer su propia prueba de sabor. Y luego comer las sobras.

Comer carne roja, como costillas a la parrilla, puede producir una reacción alérgica grave en personas con síndrome alfa-gal, causada por la picadura de la garrapata estrella solitaria. (Fotos de Keith Tremel, izquierda, y Michael Raupp)

 

Ronald Palacios Castrillo, M.D.,PhD.