Universitarios de tres regiones exigen la salida de «dinosaurios» de las dirigencias

Jóvenes de las diferentes regiones protagonizaron protestas para exigir que “los eternos representantes estudiantiles” den paso a las nuevas generaciones. Hubo protestas en la ciudad de Tarija.

Fuente: paginasiete.bo



Página Siete / La Paz

Luego de la avalancha humana que dejó cuatro estudiantes muertas y 85 heridos en el coliseo de la Universidad Autónoma Tomás Frías, de Potosí, universitarios de La Paz, Tarija y Beni exigen la salida de los “dinosaurios” de las dirigencias. En las últimas horas, jóvenes de las diferentes regiones protagonizaron protestas para exigir que “los eternos representantes estudiantiles” den paso a las nuevas generaciones.

En las últimas horas estudiantes de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho de la Facultad de Ciencias Económicas y Financieras de Tarija protestaron y cerraron de forma pacífica el campus universitario para exigir la renovación de los representantes de la Federación Universitaria Local (FUL).

“Somos estudiantes de base de la carrera de Ingeniería Civil (…) Desconocemos al primer ejecutivo: el señor Cristián Ávila Romero, alías El Pajarito. Esta persona ni siquiera fue electa por los estudiantes, sino fue puesta a dedo”, dijo uno de los universitarios que formaba parte de las  movilizaciones, según el portal La Voz de Tarija.

El lunes, un atentado con una granada de gas lacrimógeno en el coliseo de la Universidad Autónoma Tomás Frías, de Potosí, causó la muerte de cuatro estudiantes y dejó más de 80 heridos. Los principales acusados del hecho son cuatro dirigentes, quienes fueron enviados de forma preventiva a la cárcel de Cantumarca. Según la Policía  y testigos, este ataque fue planificado por peleas por la FUL potosina.

Días después salió a la luz el caso del dirigente universitario y operador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Max Mendoza, de 52 años. Este estudiante     no terminó su carrera, ingresó a la “U” hace más de 30 años y gana casi 22.000 bolivianos, más que un rector, porque ejerce el cargo de secretario nacional en el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB). En ese puesto viajaba al exterior y hasta podía contratar a gente.

De acuerdo con los estudiantes de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho, de Tarija, existen dirigentes de la FUL y de los centros de estudiantes que están prorrogados en sus mandatos. Indicaron que exigen la renuncia de estos representantes y el lanzamiento de una nueva convocatoria para impulsar una renovación dirigencial.

Otro estudiante dijo que existen algunas personas que están más de 12 años en la “U”, tramitan su matrícula cada año y no estudian. Indicó que estos universitarios dedican su tiempo a ser dirigentes y hacer política.

En La Paz, estudiantes denunciaron que existen dirigentes de la FUL que están por muchos años en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Tal es el caso de Álvaro Quelali Calle, quien es estudiante desde hace 20 años, de acuerdo con la documentación de la casa de estudios superiores. Está en la carrera de matemáticas en la Facultad de Ciencias Puras.

Un exdirigente de la FUL, que estuvo en la gestión de Quelali, dijo que este universitario ejerce una tercera gestión al margen de los estatutos, ya que las normativas internas prevén como máximo dos.

“Hay excelentes dirigentes, buenos dirigentes, hay malos dirigentes, hay pésimos y creo que después está Quelali y toda su rosca”, indicó a Cadena A.

Protestas en Beni

En el departamento de Beni, decenas de jóvenes protestaron esta semana y exigieron la renovación de sus líderes. Expresaron su molestia el jueves, el día elegido para la elección de la FUL de la Universidad Autónoma José Ballivián, en Riberalta. En esa jornada se registraron enfrentamientos y discusiones entre estudiantes. Quemaron ánforas con papeletas y denunciaron -además- irregularidades en los comicios.

“El descontento es porque un mismo dirigente se estaba postulando durante varios años. El comité electoral ha tomado la decisión de anular (las elecciones) porque hay compañeros que han venido a ejercer su (derecho) al voto y se dieron cuenta de que en estas papeletas no hay ni sello del comité”, dijo un estudiante que asistió a los comicios.

“En una elección debe llevar sello del comité electoral, nombre completo y firma del delegado de mesa. Estaremos a la espera de la nueva convocatoria, pero antes estamos a la espera de una asamblea para definir un comité electoral designado en Riberalta y que no venga desde Trinidad”, indicó otra estudiante.

Carlos Alberto Nogales, el estudiante que fue inhabilitado, denunció que Madekadel Vaca, secretario ejecutivo de la FUL en la universidad pública de Beni, lleva como estudiante universitario 20 años e ingresó a tres carreras, pero no termina ninguna para seguir ejerciendo la representación estudiantil.

FUL potosina y las pugnas por el poder económico y político

La Federación Universitaria Local (FUL) de Potosí maneja una parte de la recaudación de las matrículas. Además, para obtener mayor votación en cualquier elección de rector  los dirigentes tienen el poder de influir en los estudiantes de base a través de los ayudantes de docencia, becas o acreditaciones, según los representantes estudiantiles.

“La FUL cumple la función de evaluar y acreditar a todos los bloques de estudiantes que dependen de las carreras. Es decir que acreditan a todos los centros de estudiantes”, dijo a Página Siete uno de los auxiliares de docencia de la Universidad Tomás Frías, que prefirió no dar a conocer su nombre.

Según el auxiliar de docencia, la FUL está encargada de la administración económica de los recursos de los estudiantes, estos fondos provienen de las matrículas. “Seis bolivianos de cada matrícula se van a la FUL y cada año la entidad se encarga de hacer gestión con ese dinero”, dijo. En el caso de la universidad potosina, este monto asciende a unos 144 mil bolivianos anuales de los 24.000 estudiantes.

“Ese dinero se invierte en hacer proyectos, pero como la FUL tiene ocultas sus finanzas, a veces no sabemos en qué gastan. Esa es la razón por la que algunas personas están obsesionadas con llegar a dirigir la FUL. Además, como es autónoma,  puede gastar en lo que venga”, agregó.

Fuente: paginasiete.bo