Bolivia se juega por ayudar a línea venezolano-iraní y cae en escándalo

EL DIPUTADO ORMACHEA ANTICIPA QUE PEDIRÁN UN INFORME A BOA Y AL MINISTRO MONTAÑO. Boliviana de Aviación intentó enviar un avión hasta Buenos Aires para recoger a los pasajeros que quedaron varados en el aeropuerto de Ezeiza, pero Argentina rechazó la autorización, por lo que nunca partió.

 

Fuente: Página Siete / La Paz
Jorge Quispe

 

Por intentar ayudar a un avión venezolano-iraní retenido en Argentina, Bolivia se vio envuelta en un escándalo internacional. Una segunda aeronave de similares características, que tenía como destino la capital bonaerense, tuvo que aterrizar en el aeropuerto de Viru Viru, desde donde intentó hacer transbordo con otra de la estatal BOA, operación que no se activó porque Argentina negó el permiso.

La tarde del 6 de junio aterrizó en el aeropuerto de Ezeiza un Boeing 747 de la línea Conviasa, proveniente de Caracas y perteneciente a la empresa venezolana Emtrasur SA, que la adquirió a la compañía iraní Mahan Air. La nave llegó con 19 tripulantes: 14 venezolanos y cinco iraníes. Argentina retuvo a la aeronave porque la línea aérea está sancionada en Estados Unidos y ahora la justicia argentina decidió incautar la aeronave.

Los argentinos investigan a los cinco iraníes por posibles vínculos con acciones de espionaje con el grupo terrorista Quds. Además, entre los ciudadanos venezolanos detectaron a dos militares bolivarianos. Acusaciones que los aludidos negaron.

Y mientras la encargada de negocios de Venezuela en Buenos Aires, Stella Lugo, hacía ayer gestiones para que el gobierno de Alberto Fernández libere el vuelo de Conviasa, el escándalo saltó a Bolivia.

Avión desviado a Viru Viru

Después de que la aeronave de Conviasa fuera retenida en Ezeiza, un avión Airbus A340-642, de la misma línea, partió el miércoles desde Caracas rumbo a Buenos Aires, según la prensa argentina para recoger a la tripulación de 19 miembros de la primera nave retenida en Ezeiza.

No obstante, y ante el temor de sufrir la misma suerte que la primera aeronave, desvió su curso a Viru Viru, en Santa Cruz, a donde llegó a las 13:50 con 170 pasajeros, según el jefe de aeropuerto, Julio César Sandóval.

En territorio nacional, los responsables de la nave Conviasa pidieron a la estatal Boliviana de Aviación (BOA) que habilite un vuelo especial para seguir su destino hasta Buenos Aires. La estatal hizo la solicitud para que una nave llegue a Buenos Aires, pero el Gobierno argentino rechazó la autorización, según el gerente de la estatal, Ronald Casso.

“Sí, nosotros hemos presentado la solicitud de permiso (a los argentinos) y nos han pedido una serie de complementaciones, luego nos han comunicado que en caso de este vuelo especial necesitaban 48 horas para analizarlo y ante ese tiempo nosotros hemos retirado la solicitud y ya no hemos hecho ninguna operación, sin embargo, nosotros somos operadores regulares de esa ruta”, complementó a Página Siete. La nave no partió finalmente. A través de un comunicado oficial, BOA ratificó que no hizo ninguna operación especial o charter desde Viru Viru rumbo a Buenos Aires.

El portal de noticias argentino TN indica que la nave de BOA tenía previsto recoger a los 19 tripulantes retenidos en Ezeiza.

“Vuelo no regular”

El ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, sostuvo ayer en conferencia de prensa en Santa Cruz que “recibieron pasajeros” de la nave Conviasa que aterrizó en Viru Viru.

“Nosotros con BOA hemos recibido algunos pasajeros que estaban con destino a Buenos Aires. Son ayudas y convenios que se realizan entre líneas aéreas. No es la primera vez que aterriza Conviasa (en Santa Cruz), tiene los vuelos frecuentes a Bolivia y efectivamente al tener algún inconveniente con Argentina”, prestaron ayuda a los venezolanos, según Montaño.

Si bien Montaño dijo que la llegada del avión de Conviasa es normal, desde la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y a través de un comunicado catalogaron al mismo como “vuelo no regular”.

“Se autorizó el ingreso de un vuelo no regular del explotador aéreo Conviasa con la aeronave A340-600, matrícula YV 3535 (Autorización No. 282) en la ruta Caracas-Viru Viru- Caracas, el 15 de junio de 2022, cuyo objeto fue transporte de pasajeros”, dice el documento. La nave volvió a Caracas ayer por la madrugada.

El diputado de Comunidad Ciudadana José Ormachea anunció ayer que pedirán un informe escrito a BOA, el Ministerio de Obras Públicas y Servicios de Aeropuertos Bolivianos S.A. (Sabsa) por el vuelo de Conviasa que llegó a Viru Viru. “Lo del vuelo retenido en Argentina ya es un escándalo internacional, porque llevaban a militares iranís y ahora aparece este otro vuelo en Viru Viru, pediremos informes escritos”, anticipó el asambleísta.

Más de 100 pasajeros varados en Santa Cruz

Del vuelo de la línea venezolana Conviasa, que el miércoles aterrizó en el aeropuerto de Viru Viru, Santa Cruz, y que transportaba a 170 personas, más de 100 quedaron varadas en su propósito de llegar hasta Buenos Aires, Argentina. Los ciudadanos estaban ayer alojados en dos hoteles de la capital.

Si bien la aeronave A340-600, matrícula YV 3535, retornó ayer a las dos de la madrugada a Caracas, Venezuela, según el jefe de aeropuertos de Viru Viru, Julio César Sandóval, más de 100 pasajeros se quedaron en la urbe cruceña tratando de conseguir un vuelo a la capital argentina.

Los tripulantes esperaban el miércoles ser trasladados por un avión de la estatal Boliviana de Aviación (BOA) a Buenos Aires, pero desde Argentina les negaron el permiso para el vuelo.

Videos que circulan en Santa Cruz muestran cómo un funcionario de BOA informa a los venezolanos que desde Argentina les negaron el permiso y cuando el personero les indica que hay dos opciones: una, la de volver a Caracas, y otra esperar en Santa Cruz, los tripulantes responden con un rotundo: “¡No!”.

Pese a los reclamos de los venezolanos, el grupo fue llevado a los hoteles Cortez y Zoom para esperar que les confirmen otros vuelos.

Hasta ayer por la tarde los más de 100 pasajeros seguían en Santa Cruz, medio centenar volvió a Venezuela este jueves por la madrugada.