Cedib observa que YLB sigue sin anunciar la empresa que se hará cargo de la extracción directa del litio

La estatal Yacimientos de Litio Boliviano (YLB) sigue sin precisar qué empresa se hará cargo de la extracción directa del litio (EDL) en los salares Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes, observa el Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib).Cedib observa que YLB sigue sin anunciar la empresa que se hará cargo de la extracción directa del litio

Fuente: Brújula Digital 

 

El pasado miércoles 15 de junio, YLB publicó la nota de prensa “YLB rumbo a la industrialización con tecnología de punta”, en la que dio pocas luces sobre el proceso de cambio de tecnología de Extracción Directa de Litio. Este ha sido el único anuncio oficial desde que el 30 abril comenzará el proceso de selección.



Según el análisis del Cedib, YLB aclara cuáles son los indicadores de selección. Indica que estos son “recuperación del litio, consumo de agua, pureza, tiempo de retención, energía empleada, flexibilidad de la tecnología, capacidad de la planta piloto, etapas previas necesarias, ratio o relación de litio respecto a otros elementos como el Na, K y Mg, uso de sustancias químicas, exclusividad de los insumos y la disposición del equipamiento de la planta piloto”.

Además, se anuncian niveles de recuperación entre 80 y 90%, algo positivo cuando el proceso previo no podía superar el 50%. Según el investigador de Cedib, Gonzalo Mondaca: “Hubiera sido ideal que se proporcione también información sobre los resultados de los otros indicadores”.

El investigador profundiza la necesidad de conocer mejor los indicadores como el consumo de agua, que debería aclarar si se refiere a agua dulce o a la salmuera de los salares, puesto que en Bolivia aún no ha habido un debate científico que aclare si las salmueras son un mineral o un recurso hídrico. Y, al mismo tiempo, la información hidrogeológica obtenida por la YLB en los salares de Uyuni, Pastos Grandes y Coipasa aún no es pública; no se conoce la cantidad, la calidad ni la dinámica de los recursos hídricos en los potenciales lugares de explotación.

Además, si la finalidad de la convocatoria es “estudiar la aplicabilidad de las diferentes tecnologías de extracción directa de litio en la química de los salares”, Mondaca llama la atención que no sean incluidas como indicadores de evaluación las características de las salmueras residuales (libres de litio) y su tratamiento posterior a la extracción, además del tratamiento de los residuos industriales que generaría cada una de las alternativas consideradas.

También queda claro que será necesaria la instalación de plantas piloto para desarrollar “estudios de la factibilidad técnica y económica, que englobarán el desarrollo sostenible, sustentable y respetando el medio ambiente”. Dichos procesos, considerando las características particulares de cada salar y la complejidad de la información necesaria, podrían tomar años.

«Este aspecto tendrá que ser explicado en detalle a las organizaciones sociales y las instituciones, al tiempo que debiera implicar un proceso de seguimiento apoyado por equipos de científicos expertos nacionales y extranjeros independientes», señala Mondaca.

El experto también señala que “las condiciones soberanas respecto al litio” que serán planteadas a las empresas seleccionadas, no han sido debatidas de forma abierta con las organizaciones sociales e instituciones locales, departamentales y nacionales. Por ejemplo, el tema de las regalías del litio y su distribución, es uno de los muchos temas sobre los que el debate está pendiente.

En el mismo sentido, la negociación de las condiciones de trabajo es algo que podría implicar modificaciones a la Ley Minera (535, 2014) y a la Ley de creación de la YLB (928, 2017).

Finalmente, Mondaca cuestiona la falta de claridad en cuanto a la selección, ya que la negociación de las “condiciones soberanas” podría implicar no tomar la decisión en función  la mejor tecnología para el proyecto.