Dilema: Si la presidencia de Añez fue “de facto”, ¿en qué queda el mandato de Luis Arce?

El presidente de Diputados, Freddy Mamani (MAS), afirmó que no es momento de hablar sobre si el gobierno de Luis Arce, es o no constitucional; sin embargo, insistió en que la sentencia de 10 años de cárcel para Jeanine Añez refrendó que en 2019 hubo un «golpe de Estado» en Bolivia.

Bolivia | Informe del viceministerio de comunicación sobre el mes de gobierno de Luis Arce - NODAL

 



Fuente: Brújula Digital

El MAS logró que un tribunal de justicia declare que Jeanine Añez no asumió la presidencia de Bolivia de manera constitucional sino mediante un supuesto “golpe de Estado” pero ahora intenta separar las aguas: Se hizo de la presidencia de manera ilegal pero sus actos administrativos son legales.

El senador del MAS, Rubén Gutiérrez, explicó ayer que los actos del gobierno de Añez no tienen nada que ver con su «autoproclamación» por lo que deben mantenerse como la convocatoria a elecciones generales de 2020 en la que fueron elegidos Luis Arce y David Choquehuanca como presidente y vicepresidente.

“Hay que separar las cosas, una cosa es la consumación del ‘golpe de Estado’ a partir de la ruptura del orden constitucional y otra cosa son los actos que van a ser juzgados posterior a haberse consumado el ‘golpe’. Todavía están pendientes las masacres que tienen que ser juzgadas», ilustró.

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani (MAS), afirmó ayer que no es momento de hablar sobre si el gobierno de Arce, es o no constitucional; sin embargo, insistió en que la sentencia de 10 años de cárcel para Jeanine Añez refrendó que en 2019 hubo un «golpe de Estado».

“Estos detalles se tienen que ir analizando mucho más en profundidad, en este momento indicar alegremente que es inconstitucional o constitucional (no es correcto). En este momento de lo que estamos hablando exactamente es de la asunción; o sea, de asumir el cargo ilegalmente» declaró Mamani.

Añez fue sentenciada el viernes a 10 años de cárcel por los delitos de incumplimiento de deberes, y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes por el «golpe de Estado» que habría protagonizado en noviembre de 2019 en contra de Evo Morales.

Para el abogado constitucionalista William Bascopé alertó que si el tribunal confirma su fallo contra Añez ocasionaría la nulidad de todas las acciones ejecutadas en el mandato de 2020, entre ellas las elecciones generales de 2020 porque ésta fue convocada por un gobierno «de facto» e ilegal.

También quedarían invalidadas medidas como la ampliación de mandatos de autoridades subnacionales y asambleístas nacionales en 2020, la declaratoria de pandemia por Covid-19, entre otros.

El senador Félix Ajpi (MAS) opinó que en Áñez nunca fue presidenta del Estado Plurinacional y no pudo demostrar en el juicio ordinario en su contra pero sí fue senadora y en esa condición ordenó las represiones en Senkata y Sacaba por lo que debe ser juzgada en la vía ordinaria y no así en un juicio de responsabilidades.

El diputado Carlos Alarcón (CC) calificó de «división artificial» la estrategia del MAS y explicó que no se puede separar la asunción del cargo y el ejercicio de la presidencia de Añez.

«No puedes separar la asunción del cargo de Presidenta del ejercicio del cargo de Presidenta porque en el momento que asumes la presidencia más allá de que te cuestionen o no ese título, en ese momento estás representando al Estado en el ámbito internacional e interno» afirmó.

Desde la misma bancada, el diputado José Manuel Ormachea (CC) alertó a Luis Arce. «Está claro: ahora van por ti, Lucho. Jeanine era la excusa. ¿No vas a hacer nada para defender tu cargo? ¿Te vas a quedar viendo el techo como siempre?».