La diputada María René Álvarez, de la alianza opositora Creemos, señaló que la injerencia política ha hecho daño a la Policía, por lo que apuntó al gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), en medio del escándalo por el asesinato de dos policías y un voluntario del Grupo de Apoyo Civil a la Policía (GACIP) en el municipio cruceño de Porongo.

Incluso, afirmó que hay un proceso de desinstitucionalización en varias entidades que están a cargo de la seguridad de la población, impulsado por el Órgano Ejecutivo, y puso como ejemplo que se haya puesto, en el organigrama, al Ministerio de Gobierno como cabeza de la entidad policial, tal como se dispuso mediante una norma impulsada por el oficialismo.

Remarcó que lo sucedido en Porongo es una muestra clara de los tentáculos del narcotráfico en el país. Por este caso hay tres detenidos que están encarcelados en centros de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. El principal implicado es Misael Nállar, quien se encuentra en la prisión paceña de Chonchocoro. Además, se investiga los nexos de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) con este caso.

Álvarez indicó que hay preocupación en la población por las implicaciones de la Policía con hechos de corrupción, con el narcotráfico y otros casos como el robo de vehículos en Chile. “El MAS es brazo operativo de esta criminalidad… Hay una actuación protectora de entidades estatales”, subrayó, y añadió que hay leyes que permiten la lucha contra las ganancias ilícitas, y así atacar a los narcotraficantes.

Aparte, demandó al Gobierno un plan para reformular la lucha contra el narcotráfico.