El inesperado elogio del papa Francisco a una actriz italiana

El líder católico realizó una crítica a la obsesión por la eterna juventud y recordó las palabras de la fallecida Anna Magnani

El papa Francisco (Reuters)El papa Francisco (Reuters)

 

Fuente: Infobae.com



El papa Francisco dijo este miércoles que hay gente “que se quita las arrugas para parecer más joven” y para ejemplificar el tema realizó un inesperado elogio a una famosa actriz italiana.

El líder católico citó a la fallecida Anna Magnani y su famosa frase cuando la maquillaban: “Déjame todas las arrugas, no las toques, he tardado toda una vida en conseguirlas”.

La gente se quita las arrugas para aparecer joven, me vienen a la cabeza las palabras de una sabia actriz italiana, Anna Magnani, cuando decía que no la tocasen las arrugas porque le había costado muchos años conseguirlas”, dijo durante la catequesis en la audiencia general en la que habló sobre la vejez.

Francisco añadió que “las arrugas son símbolo de experiencia, de madurez y de vida y de haber hecho un camino. No tocarlas para ser joven… lo que hay que hacer es ser joven en el corazón y como el vino bueno, que cuando más envejece, mejor es”.

Anna Magnani (Getty Images)Anna Magnani (Getty Images)

Vivimos en una época en la que el mito de la eterna juventud es una obsesión”, criticó el Papa, antes de añadir que “la vejez se desprecia, olvidando que la vida terrenal es un inicio y no una conclusión”.

Y añadió que las tecnologías se están dejando “atraer por este mito en todos los sentidos: esperando vencer a la muerte” y “mantener vivo el cuerpo con la medicina y los cosméticos, que ralentizan, esconden, eliminan la vejez”.

“Naturalmente, una cosa es el bienestar, otra cosa es la alimentación del mito. No se puede negar, sin embargo, que la confusión entre los dos aspectos nos está creando una cierta confusión mental”, lamentó.

Reforma en el Vaticano

El martes, Francisco anunció los primeros nombramientos para la burocracia vaticana reformada, al elegir a un cardenal de su confianza y expertos de afuera para su nueva comisión de inversiones.

El cardenal Kevin Farrell, quien dirige la oficina del Vaticano para los laicos y es también el “camarlengo” que dirige la Santa Sede entre pontificados, encabezará la comisión integrada por cuatro expertos de Gran Bretaña, Alemania, Noruega y Estados Unidos, dijo el Vaticano en un comunicado.

La reforma de Francisco incluye la creación de un comité de inversiones para garantizar “la naturaleza ética de las inversiones de la Santa Sede en el mercado de acuerdo con la doctrina social de la iglesia y a la vez su rentabilidad, idoneidad y riesgos”.

Su creación es la medida más reciente del papa tras un escándalo financiero que ha remecido al Vaticano durante años: la inversión de 350 millones de euros en una empresa inmobiliaria en Londres. Los fiscales del Vaticano han acusado a 10 personas, entre ellas un cardenal, por estafar a la Santa Sede con decenas de millones de euros.

Se espera que anuncie nuevos nombramientos en los próximos días y semanas para ocupar cargos en las nuevas oficinas.

Por otra parte, el banco del Vaticano emitió su informe anual, con un beneficio neto de 18,1 millones de euros, comparado con los 36,4 millones de euros en 2020. El Instituto de Obras Religiosas, nombre oficial del banco, dijo que la ganancia se correspondía con las expectativas basadas en un nuevo modelo comercial y una cartera de riesgo cautelosa.

(Con información de EFE y AP)