El último inca y sus evadas del Nuevo Año Aimara

 

Hemos decidido ya no leer más libros, en las universidades nos enseñan leyes hechas por el hombre, que no toman en cuenta al todo y han llevado al planeta Tierra a un desequilibrio, decía el actual vicepresidente de Bolivia el año 2006, creemos que siguió al pie de la letra lo de no leer más libros y las consecuencias de la ignorancia como tal, es el reflejo de sus absurdas y taradas declaraciones a lo largo de los años.



Nos imaginamos que, a partir de esa declaración, lo único que hacía, el que se hace llamar el último inca, era buscar ancianos para leerles las arrugas y de esa manera, en lugar de las hojas de coca, ver qué podía ocurrir con el futuro del país, ya que el presente en ese entonces, les daba la oportunidad de hablar evadas como pan caliente. («Empezaremos a leer las arrugas de nuestros abuelos, necesitamos saber de nuestro pasado, ahí está nuestro presente y nuestro futuro» 2006)

Aquella sapiencia conseguida a través de las uñas de los ancianos, junto a la de las arrugas, lo convirtieron en un innato nutricionista de niños, cuando afirmaba que: «Nuestros niños necesitan fósforo y la hoja de coca tiene más fósforo que el pescado. Posiblemente en vez de dar desayuno escolar, leche, tenemos que dar hoja de coca y tenemos que empezar una campaña en el ámbito interno y tenemos que destacar una campaña para hacer conocer las bondades de la coca a nivel internacional» (2006) … Gracias a los dioses aimaras e incas, que los niños no recibieron ni recibirán hojas de coca en su desayuno escolar, que hubiera sido el acabose y el camino a la brutalidad de todos los niños del Chapare y de las zonas indígenas del país.

Las declaraciones inapropiadas de un político, hoy convertido en un raro espécimen que ostenta el segundo cargo  más alto del gobierno nacional, generó controversias en sus propias organizaciones sociales, que pagadas por el dinero del narco poder, salían a las calles a generar conflictos en diversos departamentos, con la salvedad que tenían que identificar el sexo de las piedras que iba a arrojar a los policías. Determinar el sexo, la edad de las piedras y a los padres de las piedritas, les podía generar traumas severos, en la cabeza, del tipo psicológico y psiquiátrico. Por si no se acuerdan el 2007 dijo: “Las piedras hasta sexo tienen para nosotros. Hasta edad tienen. Hay piedras abuelo y piedras niño”

El último inca conocido, como se quiere hacer denominar aun siendo aimara, en su escueta y diminuta teoría de poder, quería definir un nuevo rumbo político para el país, no soy de acá tampoco de allá, me agrada este y el otro. Pero definitivamente no es con él, el tema de la plata. «Para nosotros lo más importante no es la plata. “No estamos de acuerdo con el capitalismo. Para nosotros lo más importante tampoco es el hombre. Tenemos coincidencias con el socialismo y buscamos también satisfacer las necesidades materiales y espirituales del hombre” decía este esotérico indígena el 2007. Contradicciones referentes al hombre, que a veces le importaba y otras no, pero eso sí, satisfacer las necesidades materiales y espirituales de los masistas, se convirtió en una prioridad, haciéndose el ciego con toda aquella riqueza que generaba la corrupción a su alrededor.

Pero como buen indígena, el emborracharse es su prioridad, es más, quiso enseñarles a los bolivianos como hacerlo cuando afirmaba: “Tenemos que saber beber, en nuestras comunidades teníamos verdaderas fiestas que estaban relacionadas con las épocas estacionales. No es ir a una cantina y envenenarnos con cerveza y matar las neuronas” esto fue el 2010. Seguramente lo habrá dicho estando ebrio entre medio de una charla donde resaltaba a su ídolo, a quien quisiera parecerse para que la gente pudiera compararlo como líder religioso de la secta de Santa Cristeta, la santa de la leche y de las tonterías.

«Tupac Katari; él no solo quería quedarse como un líder político, tenía que llegar a ser un líder espiritual. Julián Apaza (decía) Somos Katari, queremos ser Katari, eso somos» Clara muestra de lo afirmado, lastimosamente se quedó únicamente como Katari, familia tradicional de donde es oriundo.

Una borrachera donde seguramente pitó alguna yerba originaria del lago, que lo llevaron a filosofar y manifestar: “El hombre no es el centro, somos una pequeña parte. Y eso de decir que primero están las mariposas, las estrellas, nuestros cerros… es decir, nosotros somos montaña que camina, somos jaguar. Esto ocurrió el 2014, para luego hacerse el valiente guerrero y provocar al mestizo llamado por él y los masistas como K¨aras diciendo: «Nuestra lucha es contra ellos. El k’ara no tiene principios, no tiene valores… no trabaja. Estamos contra ellos; no contra los blancos, en ningún momento» … O sea, el mestizo es más peligroso para él, que el blanco, ese blanco imperialista, croata, europeo.

¿Anecdótico este personaje? Con certeza, más que seguro, Ricardo Arjona estaría feliz de escuchar a un indígena amante de su canción “Si el Norte Fuera el Sur” Sus declaraciones no nos dejan mentir, recordemos: «¿Quién dice que el reloj tiene que girar de ese lado siempre? ¿Por qué siempre tenemos que obedecer, por qué no podemos ser creativos (…), no nos tenemos que complicar, simplemente tenemos que tomar conciencia de que nosotros vivimos en el sur? No estamos en el norte». Peculiar y desubicado, el guerrero del Arco Iris, quien quiere viajar en el tiempo y aterrizar 500 años antes de la actual, solo que no tendría oportunidad de vivir de manera corrupta y como rey. Lo del guerrero del Arco Iris, lo mencionó el 2017: «Nosotros, los guerreros del arco iris, somos guerreros, estamos en la lucha 500 años, o sea, nuestra lucha no es temporal, como de esos voluntarios que vienen de las universidades que son guerrilleros»

La hipocresía, la mentira y la rivalidad entre indios (sin ofender a nadie) es una clara muestra del actuar traicionero de los aimaras, que mencionaba el fundador del MAS y que planteó en su momento la complementariedad de los opuestos, que muy bien podían haberla utilizado internamente en la relación del último inca con Evo: «Yo estoy para apoyarlo al hermano Evo. Y lo voy a apoyar hasta el final, en las buenas y en las malas, estoy para apoyarlo a él. La relación es de hermano, aunque seguramente mucha gente quiere dañar esa relación» hacía esta declaración el 2017, y ya sabemos lo que ocurre a la fecha.

El desencanto poco a poco se fue afianzando, al notar el desgaste notorio de su exjefe de partido, demostró su abierto interés de asumir la jefatura y la bandera política del movimiento indígena en Bolivia: «Ha sido un error insistir después del referéndum con nuestro hermano Evo y nuestro hermano Álvaro. El pueblo, las organizaciones, los campesinos, fabriles, estudiantes nos piden a nosotros que el entorno (de Morales) no puede volver, ya no puede volver. Tenemos que superar eso, tenemos que reconocer nuestros errores» lo dijo el 2020

Y desde esa fecha no paró en su desvergonzada estrategia de eliminar el liderazgo de quien gobernó el país a nombre de los indígenas durante 14 años: «Necesitamos líderes con pensamiento nuevo y descolonizado. Líderes que hayan renunciado al egoísmo y al antropocentrismo. Líderes que valoren su cultura, su identidad» 2021, este discurso discriminatorio contra las demás 35 naciones que cuenta nuestro país, contra las regiones que producen riqueza y generan empleos, no hacen más que certificar, que la pugna y guerra de indios recién empezaba ese año.

«Alguien tiene que responder sobre las muertes, alguien tiene que responder sobre las torturas, el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) ha dicho que durante el golpe de Estado ha habido tortura, violación de Derechos Humanos, masacres, racismo (…) y no solo eso, también hubo corrupción» (2021) Aparte, de la psicosis aguda por el indigenismo, también es notoria y preocupante las muestras de Alzheimer que está atravesando, este dizque “inca”. Él fue parte de un gobierno corrupto y asesino durante 14 años, fue canciller del gobierno más corrupto que existió en la historia de Bolivia, un gobierno discriminador contra los indígenas del oriente boliviano, un gobierno abusivo contra los ancianos y enfermos con restricciones físicas, un gobierno autoritario y dueño del poder judicial.    

Sus amenazas caen en saco roto, y cuando dice: «Todo tiene su límite hermanos, que no despierten la ira del inca, porque el pueblo defenderá la democracia, la unidad, la estabilidad y los recursos naturales que son de las y los bolivianos» 2021, él bien sabe, que el pueblo ya no es tan sumiso, que los indios seguirán siendo indios, que los mestizos seguirán siendo mestizos, que los chukutas seguirán siendo paceños, que los Kochalas seguirán siendo cochabambinos, que los chapacos seguirán siendo tarijeños, que los cruceños, benianos y pandinos seguirán siendo cambas. Y así, nuestro país sobrevivirá a los trasnochados, borrachos, energúmenos de aquellos que se hacen llamar incas de pacotilla.

Pueden decir que pertenecen a una cultura de más de 7.000 años, pero si en ese tiempo no aprendieron, no se educaron y no conocen de historia, no creo que el futuro sea de ustedes.

Le aconsejamos al “último inca”, a dejar de escuchar su música, a que coma carne, a que tome uno que otro trago, que se limpie todos los días y que busque con quien tener sexo, porque le aseguramos que su abuelo lo hizo a su padre 40 días antes del Año Nuevo Aimara…

Alberto De Oliva Maya