Empresarios de Bolivia y Chile reactivan diálogo con una agenda común de cuatro puntos

Los desafíos del transporte, logística, la agroindustria y los servicios formaron parte del encuentro que fue inaugurado por Fernando Hurtado, presidente de Cainco.

Mauricio Quiroz Terán 1

 



Fuente: El Deber

Una veintena de empresarios chilenos se reunió este lunes con sus pares bolivianos en un encuentro que se desarrolló en la sede de la Cainco, en Santa Cruz de la Sierra, en base a una agenda común vinculada con el transporte y logística, agroindustria y servicios.

En el encuentro Vittorio Corbo, el expresidente del Banco Central de Chile, y Enrique García, expresidente de CAF-Banco de desarrollo de América Latina, presentaron exposiciones magistrales sobre los desafíos empresariales en un escenario post-pandemia.

Además, el presidente de la Cainco, Fernando Hurtado, y otros expositores relacionados con el transporte ferroviario y la administración de los puertos participaron del encuentro.

En un contacto con EL DEBER, Walker San Miguel, quien forma parte del equipo que promovió el acercamiento, explicó que, tras las restricciones impuestas por la pandemia, esta fue la primera reunión presencial del Consejo Empresarial de Bolivia y Chile.

“El consejo empresarial nació hace dos años de manera virtual. Es un foro de discusión y análisis de empresarios de Bolivia y Chile. No pretendemos ser una Cámara de Comercio y eso nos da la flexibilidad porque pueden participar académicos”, afirmó San Miguel, quien fue ministro de Defensa entre 2006 y 2010, así como secretario de la Comunidad Andina.

En el ámbito de transporte, valoró la necesidad de abrir debate respecto a la actual logística que se emplea para la exportación, incluyendo el ferrocarril, “para ver dónde están los cuellos de botella en nuestra interconectividad”.

“Estamos generando espacios de diálogo, de análisis y de futuros desarrollos empresariales en áreas de interés común, básicamente transporte y logística, agroindustria y servicios; esta es la visión de este consejo”, remarcó San Miguel.

Bolivia y Chile no tienen relaciones diplomáticas desde 1978, pero en el curso de los últimos 15 años se desarrollaron varios episodios de acercamientos políticos que se interrumpieron por los litigios internacionales sobre la demanda marítima y las aguas del Silala.

El puerto de Arica es el empleado por casi el 80% de las exportaciones bolivianas a mercados de ultramar en virtud de la obligación que asumió Chile de garantizar el libre tránsito.

“Creemos que desde el sector privado podemos hacer algo en sentido de mejorar la interconectividad. A veces les pedimos todo a los Estados, a los gobiernos, pero los empresarios tenemos que hacer lo nuestro”, señaló el exministro.

“Somos empresarios transversales, no con una visión política. Evidentemente no podemos desconocer que una iniciativa de esta naturaleza vaya a convertirse en un elemento de integración; es un trabajo arduo, de largo aliento y podemos poner un grano de arena desde el sector privado en mejorar las relaciones de Chile y Bolivia”, añadió San Miguel.