En gestión de Patzi compraron 5 UTI por Bs 1,2 millones que no operan por fallas

Denuncian que los equipos están almacenados desde febrero del año 2021 hasta la fecha en los predios de este establecimiento de salud. Buscan que el Sedes se encargue de gestionar el cambio de las máquinas.

Por : Verónica Zapana S.

Fuente: paginasiete.bo



En la anterior gestión del entonces gobernador Félix Patzi, se compraron cinco equipos de terapia intensiva por poco más de Bs 1,2 millones de para el Hospital del Niño de La Paz. Los aparatos -que se entregaron hace 16 meses- no funcionan porque tienen fallas y aún están almacenados.

“A fines de 2019, en la gestión del anterior gobernador, Felix Patzi, se hizo una licitación de equipos de ventiladores mecánicos, monitores y bombas de infusión debido a la solicitud que hizo el servicio de Terapia Intensiva a cargo del entonces jefe de la UTI y actual director, Miguel Ángel Quispe (…) Se hizo todo el proceso de compra, los equipos llegaron en 2021 y hasta la fecha no funcionan porque presentan fallas”, denunció a Página Siete un médico que prefirió guardar su nombre en reserva.

De acuerdo con la minuta de contrato, los contratantes, Félix Patzi en calidad de gobernador de La Paz y la empresa unipersonal Importadora Tamiva, representada por Miguel A. Terrazas, suscriben el contrato de adquisición de bienes. “Ventilador mecánico, monitor multiparamétrico y bombas de infusión”.

El monto total aceptado por ambas partes es 1.269.950 bolivianos, indica la quinta cláusula del contrato que fue firmado el 31 de diciembre de 2020.

Los equipos llegaron al hospital en febrero de 2021 y el 26 de ese mes se oficializó la entrega con el acta de recepción definitiva. El documento -al que accedió Página Siete- está firmado por Quispe, entonces el jefe de la unidad; Glady Cuevas, como la directora administrativa; y Juan José Youn, como jefe de la unidad de Electromedicina.

“Es muy preocupante que desde entonces esos equipos estén encajonados en una sala del hospital y sin funcionamiento”, aseguró el médico. Agregó que este establecimiento tiene muchas necesidades, una de ellas es la de los ventiladores porque en la actualidad operan nueve equipos, pero es importante una renovación.

Consultado sobre esta denuncia, Quispe dijo a Página Siete que evidentemente él fue parte de la comisión que solicitó los equipos, ya que un hospital de tercer nivel que atiende a toda la población infantil debería tener entre 18 y 20 unidades de terapia intensiva y las nueve que tienen son insuficientes. “Lastimosamente no se hizo gestión para ampliar las camas”, agregó.

Indicó que las nueve unidades trabajan con equipos de donación. Seis ventiladores fueron entregados por la Cooperación Alemana hace 10 años y cumplieron su vida útil. “Como jefe de terapia intensiva (trabajé durante 24 años en el hospital); cuatro años antes de la pandemia, pedí la compra de cinco ventiladores. Se hizo la solicitud a la Gobernación”, aseguró Quispe.

Contó que luego se hizo la licitación, se presentaron sólo dos empresas “porque la licitación salió en tiempos de pandemia, cuando los ventiladores eran muy escasos. Se adjudicó a la empresa y se compraron los ventiladores Siare modelo Area 150”.

Quispe admitió que él “también era parte de la comisión de recepción” y que se recibieron los equipos. “Los ventiladores, con parámetros básicos y de fábrica funcionan, pero no usamos los parámetros básicos porque los exigimos dependiendo de la enfermedad del paciente”.

Dijo que luego de la entrega de los equipos, Quispe identificó las fallas y “a finales de febrero se reportó a la empresa”.

Añadió que en un principio la empresa dijo que este problema se debía a la falta de capacitación al personal, razón por la que se dieron cursos a los funcionarios. Luego, pasaron meses y persistieron las fallas. Finalmente, se hicieron configuraciones, reconfiguraciones, armado y desarmado de los equipos.

“Esperamos que incluso llegara personal de la empresa de origen y los pusieron a funcionar, pero nos solicitaron un equipo especial para la red eléctrica. El hospital no tiene dinero y ese equipo para cada ventilador valía 1.000 dólares”.

“Se hizo la compra- con donación- pero igual fallaron”, dijo Quispe. Indicó que en octubre de 2021 se dijo que no va más, que los equipos están fallando y se solicitó al Sedes -“porque al final dependemos de ellos”- que se haga el cambio. “Ahora estamos pidiendo que el Sedes saque los equipos”, agregó.

Este medio intentó conversar con Patzi sobre este tema, pero él dijo que estaba ocupado.

Equipos de UTI

Centro El Hospital del Niño cuenta actualmente con nueve equipos de terapia intensiva, cuatro de ellos funcionan con ventiladores portátiles donados por Usaid y tienen un uso de dos años, otros cuatro de la marca Hamilton (Alemania) que tienen un tiempo de vida de cuatro a cinco años y uno que es básico, y que tiene un tiempo de vida de 10 años.

Utilidad El tiempo de vida de los equipos de terapia intensiva es de 10 años.

Costos Los equipos de terapia intensiva para niños son más caros que los de adultos.

Garantía El tiempo de garantía de los equipos es de dos años y desde la entrega ya pasaron 16 meses.

Fuente: paginasiete.bo