Expresidente ruso aliado de Putin amenazó a occidente: “Los jinetes del Apocalipsis ya están en camino”

Dmitry Medvedev endureció su línea discursiva frente a la guerra en Ucrania y advirtió a Estados Unidos y sus aliados las consecuencias de seguir apoyando militarmente a Ucrania

El expresidente Dmitry Medvedev lanzó una temible amenaza a occidente sobre una posible guerra directa por Rusia a causa del apoyo militar a Ucrania. REUTERS/Maxim ShemetovEl expresidente Dmitry Medvedev lanzó una temible amenaza a occidente sobre una posible guerra directa por Rusia a causa del apoyo militar a Ucrania. REUTERS/Maxim Shemetov

 

Fuente: Infobae.com



Dmitry Medvedev, expresidente de Rusia y uno de los más leales aliados de Vladimir Putin, lanzó una temible amenaza a los países de accidentes para tratar de evitar que Estados Unidos suministre armas a Ucrania.

“Los Jinetes del Apocalipsis están en camino”, dijo Medvedev, refiriéndose a un “ataque total” a occidente por el apoyo militar que le han brindado a la contraparte de rusia en la guerra que se libra actualmente en Europa.

Conocido como el “hombre sí” de Vlad, Medvedev, de 56 años, era visto anteriormente como más moderado que el líder ruso, aunque ha adoptado una línea cada vez más dura en los últimos años.

Como subjefe del consejo de seguridad nacional de Rusia, lanzó una escalofriante amenaza a Ucrania y sus aliados la semana pasada.

Refiriéndose a sus ardientes publicaciones en la aplicación de mensajería Telegram, dijo: “A menudo me preguntan por qué mis publicaciones en Telegram son tan duras. La respuesta es que los odio. Son idiotas y degenerados”.

“Quieren la muerte para Rusia. Y mientras esté vivo, haré todo lo posible para que desaparezcan”, agregó el expresidente.

Sigue una advertencia anterior de Medvedev, quien se desempeñó como presidente ruso entre 2008 y 2012, de que Rusia estaba lista para expandir sus operaciones militares si era atacada por misiles occidentales suministrados a Ucrania.

El exdiputado opositor ruso Dmitry Gudkov ha afirmado que Medvedev está preparando una toma de poder si Putin es forzado a dejar el cargo.

“Está tratando de complacer a los de línea dura con la esperanza de que lo asciendan, en caso de que Putin deje el cargo”, dijo a The Times.

El expresidente ruso Dmitry Medvedev camina junto a Vladimir Putin en una foto de 2011. REUTERS/Denis Sinyakov/File PhotoEl expresidente ruso Dmitry Medvedev camina junto a Vladimir Putin en una foto de 2011. REUTERS/Denis Sinyakov/File Photo

En abril, escribió una incoherente publicación en Telegram en la que justificaba la invasión de Ucrania y pedía la expansión de la influencia rusa en toda Europa y Asia.

Dijo que las “tareas complejas” de “desmilitarización y desnazificación de Ucrania” eran los objetivos clave y que no se decidirían simplemente “en el campo de batalla”.

En una carta prolija, escribió: “Cambiar la conciencia sangrienta y llena de falsos mitos de una parte de los ucranianos de hoy es el objetivo más importante”.

“El objetivo es por el bien de la paz de las futuras generaciones de ucranianos y la oportunidad de construir finalmente una Eurasia abierta, desde Lisboa hasta Vladivostok”, agregó.

Mientras que el mes pasado, Medvedev pidió a Occidente que dejara de suministrar armas a Ucrania .

“La interminable charla de analistas extranjeros sobre una guerra entre la OTAN y Rusia continúa sin cesar. El cinismo de las ‘cabezas parlantes’ occidentales se está volviendo cada vez más evidente. La tesis de que Rusia amenaza al mundo con un conflicto nuclear está siendo empujada a la cima de la agenda”, dijo el dirigente ruso.

“Incluso (Donald) Trump recientemente salió con esto, aunque, comprensiblemente, solo para fastidiar a (Joe) Biden. Y por supuesto, los europeos están chillando sus vocecitas”, reiteró.

Luego pasó a enlistar las razones por las que occidente estaría planeando la destrucción de Rusia, como el “bombardeo de armas a Ucrania por parte de los países de la OTAN”, el entrenamiento que han tenido las tropas ucranianas para utilizar los equipos occidentales, el “envío de mercenarios” y “la realización de ejercicios por parte de los países de la Alianza cerca de nuestras fronteras”.

Todo lo anterior, afirma, aumenta la posibilidad de “un conflicto directo y abierto entre la OTAN y Rusia, en lugar de la ‘guerra de poder’ que se está librando”.

Por eso Medvedev advierte: “tal conflicto siempre tiene el riesgo de convertirse en una guerra nuclear en toda regla”. Y agrega: “Este sería un escenario catastrófico para todos. Eso es todo”.

Ese mensaje lo concluyó con una invitación a “las personas razonables” a no ahogarse en “paroxismos de rusofobia”.

La postura de línea cada vez más dura de Medvedev es vista como un llamado al ejército ruso, que anteriormente lo veía como demasiado liberal.

Dmitry Medvedev, considerado como un dirigente democrático y liberal, ha endurecido sus posturas desde que estalló la guerra en Ucrania. Dmitry Medvedev, considerado como un dirigente democrático y liberal, ha endurecido sus posturas desde que estalló la guerra en Ucrania.

Cuando fue elegido presidente de Rusia en 2008, después de que Putin se viera obligado a dimitir debido a los límites del mandato, parecía ofrecer una visión muy diferente a la de su predecesor.

“La libertad es mejor que la falta de libertad”, dijo entonces, mientras hablaba de “democracia genuina” y parecía estar buscando lazos más estrechos con Washington.

Pero desde la invasión de Ucrania, ha repetido la retórica de guerra de Putin, acusando al presidente Zelensky y a otros funcionarios ucranianos de ser nazis y drogadictos.

Sin embargo, a Medvedev no se le considera uno de los favoritos para asumir el cargo si Putin, de 69 años, se retira o se ve obligado a renunciar.

El exasesor del Kremlin, Gleb Pavlovsky, dijo que Medvedev “no tiene posibilidades” de volver a ser presidente.

“No es una persona popular”, dijo, refiriéndose a los bajos índices de aprobación de Medvedev durante sus ocho años como primer ministro ruso entre 2012 y 2020.

La retórica de Medvedev podría tener menos que ver con su apuesta por el poder y más con la autoconservación.

A medida que la atmósfera de Moscú se vuelve cada vez más opresiva, Medvedev puede estar tratando de protegerse de las acusaciones de vínculos con políticos y empresarios liberales.

Varios exaliados de Medvedev han sido encarcelados en los últimos años, mientras que su exasesor Arkady Dvorkovich fue acusado de traición nacional después de hablar en contra de la guerra.

Mientras Putin busca cimentar su posición, ha hablado escalofriantemente de la necesidad de “purificar” Rusia de “traidores nacionales”.