Familia prestó dinero para construir en otro barrio y así el niño no viva frente a la casa de los agresores

El presidente Arce se manifestó tras la muerte del pequeño y dijo que este trágico desenlace «no puede quedar en la impunidad, es inconcebible aceptar tanta maldad en contra de un inocente niño». Los hermanos de la víctima tenían la esperanza de que el menor de todos regrese con ellos.

​Fuente: eldeber.com.bo

Desde el año pasado notaron síntomas, sospecharon y pidieron investigación. Recién el año pasado supieron  que los vecinos que tenían en la casa de enfrente violaban, desde hacía tiempo, al más pequeño del hogar.

Ni bien se dieron cuenta iniciaron las diligencias y los exámenes médicos. Sin avizorar el triste final del niño, y viendo los obstáculos del sistema judicial, se resignaron a sacar un crédito para construir dos cuartos en un terreno que tenían en otro barrio. A toda costa querían evitar que el pequeño tenga que ver cada día a sus violadores, que vivían exactamente frente a la casa.

«Ellos nos ven y nosotros a ellos. Ni ellos ni nosotros tenemos barda, y la puerta de ellos mira hacia la nuestra. Cómo íbamos a llevarlo a casa, frente a la vivienda de ellos, no queríamos traumatizarlo», dijo Roxana, hermana del pequeño que finalmente falleció, luego de casi una semana de agonía en terapia intensiva del Hospital de Niños.

El menor tuvo que soportar la fase final del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), transmitida hace dos años, cuando empezaron los abusos, por la violación grupal de sus vecinos, los hermanos Salazar Téllez, y en su momento no hubo un solo detenido por su caso.

Tras el deceso del niño, la familia lamentó la forma en que los actores llevaron la denuncia, desde la Defensoría de la Niñez hasta la Fiscalía y el médico forense.

Las autoridades

«Dolor e indignación, no hay manera de describir el sentimiento que nos embarga por lo sucedido con el pequeño, víctima de violación en Yapacaní, pero no basta con repudiar este tipo de hechos, impulsamos soluciones estructurales para que no vuelvan a repetirse», escribió en su Twitter el presidente Luis Arce este sábado, antes de saber que el pequeño había fallecido. 

Tuiteó que todo el peso de la ley debe caer contra los responsables y cómplices del hecho. «La familia no está sola, a través de los ministerios de Presidencia y Salud hacemos seguimiento a la salud del niño que, lastimosamente, está muy delicado; así como el seguimiento al proceso judicial», había prometido.

Esta mañana, luego del decenlace volvió a tuitear: «expresamos nuestro más profundo dolor por la partida del pequeño en Yapacaní. Este trágico desenlace no puede quedar en la impunidad, es inconcebible aceptar tanta maldad en contra de un inocente niño. A su familia, todo el apoyo y nuestras más sentidas condolencias».

La Gobernación cruceña por su parte, lamentó el fallecimiento del menor de edad. Erwin Viruez, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), señaló que el menor ingresó el pasado sábado al Hospital de Niños y estuvo internado en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) donde recibió todo los cuidados necesarios que se requieren.

“Lamentamos la noticia, consideramos que la situación era muy crítica. Hacemos extensiva nuestras condolencias a la familia”, expresó Viruez.

La autoridad resaltó el trabajo que realizó el personal, pese a las necesidades que existen en el sistema de salud de todo el país. “Tenemos que destacar en el sistema de salud la gran capacidad y el compromiso del personal. La actuación de los profesionales en el Hospital de Niños fue dentro de los protocolos”, dijo a tiempo de mencionar que se están realizando las auditorías a todo el proceso.