García Linera: “Cuando hay problemas, o le impones impuestos a los ricos o le quitas dinero a los pobres”

Durante un evento de la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales (Clacso), el exvipresidente Álvaro García Linera sostuvo que ante un problema económico solo hay dos vías: o se impone impuestos a los ricos o se quita dinero a los pobres, porque no se puede inventar dinero de otra manera.

Fuente: paginasiete.bo



“Cuando hay problemas, o le impones impuestos a los ricos o le quitas dinero a los pobres. No hay más, no se puede inventar dinero de otra manera. Y por supuesto América latina tiene que descartar cualquier posibilidad de hacer recaer en los pobres, en los humildes, en los campesinos, en los jóvenes, en las mujeres, los trabajadores, la factura de una crisis que no les corresponde a ellos haber producido. Y como es eso, impuestos a los ricos”, manifestó García Linera en el evento llevado a cabo en la segunda semana de junio en México.

La exautoridad mencionó cuatro propuestas económicas para sostener el progresismo en América latina. Mencionó que una de ellas es el impuesto a la riqueza y a los millonarios.

Dijo que hay un “gran coctel” de impuesto a los ricos, entre los que mencionó: impuestos a las grandes fortunas, a la gran propiedad de la tierra, a la banca, a los ingresos extraordinarios de las grandes empresas privadas, hidrocarburos, minería, alimentos, servicios digitales.

También hizo mención de la importancia de la repatriación de dinero de los paraísos fiscales; ajustar el sistema impositivo no hacia abajo, sino arriba. Señaló que estas medidas son importantes para que el Estado pueda disponer de recursos y se convierta en el propulsor de la economía.

García Linera dijo que otra tarea importante es lo que hace el gobierno de México, la creación de una base productiva duradera y medioambientalmente sostenible de producción de riqueza que garantice la ampliación de derechos y la reducción de la pobreza.

Indicó que el Estado debe respaldar los proyectos productivos de pequeños y medianos productores, y en algunos casos con grandes productores. Puso como ejemplo, aquellos proyectos que tengan que ver con la reconversión energética y el uso del litio.

“América latina puede proponerse articuladamente ser una economía que se articule a esta gran transformación energética del mundo, pero no podemos repetir lo que sucede desde 1.500 donde simplemente exportábamos materias primas y luego teníamos que comprar material elaborado, a mayor precio. Hay que añadir valor agregado a los minerales, al litio”, remarcó el exvicepresidente del país.

En su tercera propuesta, mencionó la importancia de la expansión de la agricultura para garantizar la soberanía alimentaria en la región. Dijo que se puede lograr esto impulsando la agricultura, a los pequeños productores, con riego, tecnología, sistemas de acopio, créditos baratos o subvencionados.

Finalmente, mencionó la importancia de articular el capital bancario con el capital productivo, mejor si se nacionaliza la banca. De no ocurrir eso, propuso la alternativa de obligar a la banca a establecer el 60% o 70% del crédito para vaya a la producción y no al comercio o a la especulación. Indicó que se deben poner tasas de interés fijas y subvencionadas para el pequeño productor, para que de esa forma la banca dinamice la economía.

“El gran reto que tiene el progresismo en esta etapa liminal y de tiempo suspendido es producir, inventar un futro factible, con audacia, con creatividad y con seriedad. Lo importante es crear una base productiva duradera, ecológicamente sustentable”, refirió.

Fuente: paginasiete.bo