La matriarca del Gran Poder que construyó un emporio de la nada

Cristina Monasterios viuda de Aduviri tiene 69 años. Comenzó a trabajar desde niña y su personalidad atrajo hasta a la CNN.

Fuente: paginasiete.bo



e los catres eran un regalo muy frecuente en los matrimonios, entonces los incorporaron a sus negocio. “La fábrica estaba en Argentina, pero nos mandaban desde Oruro y era tan grande de la demanda que estábamos decididos a hacer una fábrica de catres, pero no podíamos, mis hijos eran muy pequeños y estábamos solos”, afirma Cristina.

Pero la pareja siguió adelante comprando la mercadería que presentía sería un éxito, como las bicicletas Caloi, los minicomponentes, más conocidos como “tres en uno”, o las lavadoras.

Pero el negocio de Cristina Monasterios y de Severo Aduviri no era el único que crecía en la Eloy Salmón. “Vieron que el negocio de las cocinas, televisores, bicicletas y mincomponentes daba y se instalaron así. Ahora está lleno de cocinas, de refrigeradores y televisores. La Pedro de la Gazca está llena de bicicletas”, señala la mujer de 69 años al referirse a una de las zonas comerciales más importantes de La Paz que hoy baila y demuestra su poder económico a su Señor del Gran Poder.

“Trabajamos duro con mi esposo y mis hijos. No hay recuerdos tristes porque fuimos y somos honestos y respetuosos. Hemos bailado, hemos disfrutado. Yo, personalmente, superé siete operaciones porque el Tata me salva…¡Hay que tenerle fe!”, añade la matriarca del Gran Poder que quiere vivir hasta los 120 años para ver a sus nueve nietos convertidos en hombres y mujeres honestos y trabajadores, pero también estrictos y coherentes a la hora de querer construir fortuna, “porque si vamos a estar con la mano abierta, ¿cómo nos va subir la plata?”.

“Trabajamos duro con mi esposo y mis hijos. No hay recuerdos tristes porque fuimos y somos honestos y respetuosos, y tenemos fe en el Tata”.

Fuente: paginasiete.bo