La Policía Boliviana está contra la pared y las ‘señales’ de Arce se hacen esperar

El crimen de Porongo provocó señales de un posible encubrimiento de la fuerza del orden a la Policía. Hay preocupación y se pide promover, incluso, su “refundación”. Se prevén cambios en el alto mando

 

 



Fuente: El Deber
 

La presión sobre la Policía se mantuvo ayer tras el fallido cambio de su comandante. Sucedió el martes, al cumplirse ocho días del asesinato de dos policías y un voluntario del Gacip a manos de personas supuestamente conectadas con el narcotráfico.

El senador Leonardo Loza (MAS) informó que el cambio de Jhonny Aguilera, actual comandante de la Policía, debía ejecutarse el martes por la noche. Añadió que el relevo está en la agenda del presidente Luis Arce, y anticipó que la entidad del verde olivo debe ser “refundada”.

“Teníamos información que iba a ocurrir ese cambio en el mando policial. No sé qué habrá ocurrido. Seguramente, nuestro presidente (Luis Arce) tomará su decisión algún rato, como corresponde”, afirmó el legislador, uno de los políticos más próximos al jefe del MAS, el expresidente Evo Morales.

Además, hay otros sectores sociales y políticos que también esperan las “señales” de Arce para ajustar y “reconducir” a la Policía y la lucha contra el narcotráfico. En siete meses, seis comandantes de la Felcn fueron removidos de sus cargos en medio de tensiones y escándalos que, incluso, motivaron “una intervención” que incluyó la aplicación de la prueba del polígrafo o detector de mentiras en las filas de la fuerza antidroga.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Gustavo Torrico, consideró que el cambio de comandante “no resolverá el problema” de credibilidad de la Policía y exhortó a esa institución a “poner orden”. Recordó que en este año hubo varios escándalos que pusieron en entredicho la credibilidad de la Policía Boliviana.

“Hay que repensar el trabajo y comportamiento de la Policía; día que pasa, la sociedad pierde confianza en la Policía; la institución pierde credibilidad. No solo es repensar, sino refundar la Policía. Si no presionas y no te movilizas, no funciona nada. Hay muchas observaciones a este tipo de trabajos”, remarcó Leonardo Loza.

El exconstituyente Sabino Mendoza, quien fue coordinador del Consejo Nacional contra el Tráfico ilícito de Drogas (Conaltid), señaló que existe la necesidad de efectuar “una reforma estructural” en la Policía. Observó que, actualmente, no hay una sola unidad de Inteligencia. “Debe existir un cruce de información y contrainteligencia que dependa del comando general”, afirmó Mendoza luego de expresar su preocupación por el asesinato de tres policía y serios indicios de protección al narcotráfico.

No solo las personas que son halladas con droga están implicadas con el narcotráfico; hay personas que controlan el capital y hacen negocios para venderla”, dijo. “¿A quién le conviene que la Policía esté débil y sin gozar de la confianza ciudadana? A los delincuentes. Que la Policía esté mal no es una buena noticia para nadie”, añadió Mendoza y pidió no politizar este caso.

El exministro de Gobierno Carlos Romero fue más allá. Afirmó que la Felcn ya cumplió un ciclo. “No sirve para los retos actuales; se evidencias la rearticulación de clanes familiares” y, en ese marco, “protección” al narcotráfico, dijo.
“Que alguien diga que no hay protección al narcotráfico es alguien que está queriendo tapar el sol con un dedo” apuntó Romero.

El jefe de bancada del MAS en Diputados, Gualberto Arispe, señaló que las explicaciones de Aguilera “no convencen a nadie”. Anticipó la conformación de una “comisión especial” en el Legislativo para establecer el posible encubrimiento de la Policía a las actividades del narcotráfico.

El principal implicado en el asesinato de policías es Misael Nallar, yerno de Einar Lima Lobo, un ciudadano boliviano que cumple una sentencia de 14 años de prisión en Brasil, precisamente, por tráfico de drogas. El sindicado, que está detenido en Chonchocoro, celebró en marzo su cumpleaños con el artista colombiano Jessi Uribe en un club del Urubó. Se supo que la Felcn estaba al tanto de ese evento.

Se esperan más señales desde las más altas esferas, y la debe dar el presidente Luis Arce. Eso lo diferenciaría de la anterior gestión, especialmente con relación al señor (Maximiliano) Dávila”, sostuvo la abogada y docente universitaria Rebeca Delgado, quien fue presidenta de la Cámara de Diputados.