Misión de DDHH de NNUU señala que la Fiscalía afectó “el equilibrio procesal” en el juicio contra expresidenta Añez

La Misión en Bolivia de la Oficina para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas criticó el uso excesivo de la detención preventiva en el caso de la acusación contra la expresidenta Jeanine Añez a la vez que afirmó que la Fiscalía y otras instancias estatales afectaron “el equilibrio procesal” del juicio.
Misión de DDHH de NNUU señala que la Fiscalía afectó “el equilibrio procesal” en el juicio contra expresidenta Añez

Fuente: Brújula Digital 

 

La Misión estableció mediante un comunicado que integrantes de la parte acusadora, como la Fiscalía, la Procuraduría y otros, tuvieron una amplia participación en el juicio, lo que “afectó el equilibrio procesal, entre otros en la posibilidad de proponer pruebas, en la confrontación de testigos y en la presentación de alegatos”.



En contrapartida, los derechos de Añez y de otros acusados fueron afectados al no haber podido asistir físicamente a las audiencias, lo que también redujo los derechos de información de los periodistas.

La Misión de DDHH criticó también que se hubiera acusado a Añez con el tipo penal de “incumplimiento de deberes” debido a que es “incompatible con el principio de legalidad” incluido en varios tratados de derechos humanos.

“(El incumplimiento de deberes), cómo han reconocido diversos mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, es incompatible con el principio de legalidad recogido en varios tratados de derechos humanos por ser excesivamente amplio y ambiguo”, dice el comunicado.

Hace una semana, Añez fue encontrada culpable de haber cometido acciones enmarcadas en lo que el MAS y el gobierno llaman “golpe de Estado” tras la renuncia y fuga de Evo Morales en octubre de 2019. La oposición califica la acusación como política y parte de una “vendetta” contra la expresidenta.

Evo Morales admitió que en una reunión de líderes políticos del MAS se decidió acusar a Añez por la vía penal y no por un juicio de responsabilidades ante el hecho de que para ello el oficialismo necesita dos tercios de votos en el Congreso, que actualmente no controla. Esa admisión fue criticada por analistas y abogados nacionales y extranjeros.

Sobre el tema de la detención preventiva de Añez y de otros acusados en el proceso, la misión de DDHH expresa que “el uso excesivo y no excepcional de la detención preventiva como medida cautelar es un desafío estructural en el país, cómo han señalado diversos mecanismos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas”.

Agrega “de acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos, las medidas de restricción de la libertad mediante la detención preventiva deben ser excepcionales y deben basarse en una determinación individualizada según criterios objetivos de legalidad, necesidad y proporcionalidad”.

En Bolivia, los jueces y fiscales usan la detención preventiva de manera desproporcionada, afectando los derechos de miles de procesados.

Las presentes observaciones reflejan en gran medida los desafíos estructurales del sistema de justicia que requieren una respuesta integral basada en el enfoque de derechos humanos.