Padres de familia exigen seguridad en una guardería en la que han robado tres veces

Fuente: El Deber

 

Familiares de los niños que alberga el Centro Infantil 31 de Marzo, de Santa Cruz de la Sierra (Distrito Municipal 10), exigen a las autoridades la presencia permanente de guardias para evitar robos que sufre este establecimiento para menores. El último ocurrió la madrugada del domingo pasado.

“No solo el peligro es para nuestros niños, también es para los mayores, porque los maleantes nos pueden agredir. Rondan en los alrededores y nadie les dice nada”, afirmó a EL DEBER, Marilín Padilla, una madre de familia que pide a las autoridades designar guardias.



Por su parte, Alisson Paniagua, coordinadora de esta guardería, afirmó a este medio que ya hizo la solicitud a la Dirección de los Centros Infantiles Municipales para pedir seguridad y cámaras; sin embargo, aún no se tiene la respuesta de las instancias superiores. “Es la tercera vez que roban, por eso necesitamos guardias, sobre todo en horario nocturno y los fines de semana”, indicó.

Sobre el tema, Liza Marien Sandoval Salvatierra, coordinadora y responsable de los centros infantiles municipales, lamentó lo ocurrido y aseguró que también ella ya hizo el pedido a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, por lo que está a la espera de una pronta solución.

En este centro asisten a diario 27 niños comprendidos entre las edades de 1 y 3 años y medio.

Así quedó el horno del centro para menores

El robo

De este establecimiento sustrajeron dos garrafas, dos licuadoras, una batidora, enseres de cocina como portacubiertos, cuatro docenas de cuchillo, cucharas, cucharillas, tenedores, así mismo se llevaron cuatro maples de huevo,10 cajas de cereales, 28 aceites de 1 litro, un kilo de queso, naranjas y zapallos, alimento que estaba contemplado para el menú de la semana.

De acuerdo a los responsables, fueron cuatro los delincuentes que ingresaron. Los descubrieron, porque un vecino llegó en las primeras horas del domingo a su domicilio, por lo que fue determinante la información para que la Policía los detenga horas después.

Este lunes, los cuatro antisociales fueron enviados a Palmasola, después de una audiencia de medidas cautelares; sin embargo, la preocupación de los padres de los menores continúa, porque en esa zona existen muchas personas en situación de calle, que andan al acecho para robar a los transeúntes.