Padres de familia inician este miércoles el denominado bloqueo indefinido de las “1.000 esquinas” en demanda de atención de la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, quien respondió que las demandas son atendidas y que hay intereses detrás de la protesta, antecedida por una huelga de hambre.

La medida de presión cerrará los diferentes puntos de conexión entre las vecinas ciudades de La Paz y El Alto. Los padres de familia, que recibieron apoyo de diferentes sectores, exigen atención a un pliego de 11 puntos.

Entre las exigencias está la “reposición” del Plan Operativo Anual (POA) 2020, 2021 y 2022, incremento del presupuesto de educación, reajuste del presupuesto del desayuno escolar, atención de mantenimiento de emergencia de unidades educativas y ejecución inmediata de los 20 millones de “Renueva mi escuela”.

Copa atribuyó a cuestiones políticas la protesta y afirmó que las puertas del diálogo están abiertas.

“No hay ningún motivo por el cual estos señores hagan un bloqueo. No sean irresponsables”, sostuvo Copa en alusión al inicio de la quinta ola del COVID-19.

Hasta el momento no hay ningún acercamiento entre las partes en conflicto.