El senador de la opositora Comunidad Ciudadana (CC) Guillermo Seoane afirmó este jueves que, cuando el expresidente Evo Morales renunció a su cargo en 2019, debía esperar a que la Asamblea Legislativa Plurinacional sesione para debatir y aprobar o rechazar su decisión y que ese hecho es el origen de los conflictos poselectorales de 2019. Lo demás es “paja”, dijo.

“Lo único evidente es que Evo Morales debería haber esperado la respuesta a la carta de renuncia por parte de la Asamblea Plurinacional de Bolivia. No se puede ir y dejar en ascuas para generar un vació de poder (…). Había un vacío de poder, lo demás para mí, es paja (algo sin importancia)”, dijo Seoane en entrevista con La Razón Radio.

Esas declaraciones surgen luego de un anuncio del expresidente y jefe de CC, Carlos Mesa, en sentido de una denuncia contra del también exmandatario, por renunciar a su cargo en noviembre de 2019 y abandonar el país el 11 de noviembre de 2019.

“Este caso tiene falsos acusadores, no les interesa ni la justicia ni la verdad. (La exdiputada del MAS Lidia) Patty es la muestra de la instrumentalización de justicia del MAS”, insistió Seoane.

En el marco de las investigaciones del caso Golpe de Estado I, que investiga a la expresidenta Jeanine Áñez a instancias de la exdiputada Patty, en los últimos días se presentó una solicitud de ampliación de la denuncia contra Mesa; el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho; el expresidente Jorge Quiroga; el empresario y político opositor Samuel Doria Medina; el exrector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Waldo Albarracín; el exlíder cívico Marco Antonio Pumari, además de exministros durante la gestión transitoria.

Por su parte, el Ministerio Público observó esa ampliación y solicitó a la exlegisladora del Movimiento Al Socialismo (MAS) “individualizar la conducta de todas y cada una de las personas contra las cuales se solicita se amplíe la investigación” y determinar sus actos en los conflictos de 2019.

El abogado Víctor Nina, abogado de Paty, aseguró que dichas observaciones serán corregidas para que el proceso marche.

El 10 de noviembre de 2019, el entonces presidente Morales renunció en medio de protestas cívicas que denunciaban un fraude en los comicios que ganó —en octubre de ese año—, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas.

Dos días después del derrocamiento de Morales, la entonces senadora opositora Áñez se proclamó primero presidenta del Senado y, posteriormente, presidenta del Estado, en sendos actos en la Asamblea Legislativa, tras reuniones extralegislativas de políticos opositores, embajadores y representantes de la Iglesia Católica. Por esto, la exmandataria se encuentra detenida en la cárcel de Miraflores de La Paz, desde marzo de 2021 y fue condenada, en primera instancia, a 10 años de cárcel.

La sucesión de Áñez es calificada como un golpe de Estado por el Gobierno y el Movimiento Al Socialismo (MAS).