Pocos bailarines portan carné de vacunación; la afluencia de público aumenta de a poco

Son 76 fraternidades que desplegarán su poderío económico y cultural durante el día. La Fiesta Mayor de los Andes, estrena el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
Fernando Rojas Moreno, Karem Mendoza

Pocos bailarines de las diferentes fraternidades que participan de la Fiesta del Gran Poder portan carné de vacunación, una de las exigencias determinadas por las autoridades municipales y políticas del departamento de La Paz.

Por ahora, la presencia del público en las calles no se hace sentir, situación que es atribuida a la hora. Algo importante para destacar es que, a pesar de ser opcional, una cantidad apreciable de bailarines lleva mascarilla demostrando compromiso de responsabilidad para evitar mayor propagación de contagios de Covid-19.

En el ámbito de la exposición de arte y cultura, cumplido el paso de la quinta fraternidad (hasta las 11:20) destaca el paso de la morenada Eloy Salmón amenizada por la Banda Poopó que, como siempre, brinda un espectáculo matizado por coloridas corografías de baile. La saya afroboliviana, cuyo ritmo y baile es intenso, es otro grupo que también destaca en la Fiesta del Gran Poder.

Fuera del espectáculo callejero, destaca este año en el recorrido la instalación de pantallas gigantes a lo largo de tres cuadras, donde el público puede apreciar el paso de las fraternidades, los bailarines y los músicos que amenizan la fiesta. También destaca el pintado de máscaras de morenos y de la diablada en el piso del trayecto, que es algo llamativo para el público.

La entrada del Gran Poder en la ciudad de La Paz volvió esta mañana a las calles de la ciudad de La Paz luego de dos años de ausencia por la pandemia de coronavirus. Son 76 fraternidades que desplegarán su poderío económico y cultural durante el día. En esta gestión, la celebración, también conocida como la Fiesta Mayor de los Andes, estrena el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.