Reino Unido expresa su preocupación por el caso Áñez y alienta una reforma judicial “de buena fe”

El pronunciamiento fue divulgado tras la presentación del informe del relator especial Diego García-Sayán en Ginebra que puso a Bolivia en la mira de la comunidad internacional.

Embajada del Reino Unido en La Paz. Foto:Facebook/UKinBolivia
Embajada del Reino Unido en La Paz. Foto:Facebook/UKinBolivia

Fuente: El Deber

El Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido emitió, este martes, una declaración para expresar su preocupación por el procedimiento desarrollado por un tribunal ordinario en la sentencia a 10 años de prisión que recibió la expresidenta Jeanine Áñez.

Así, el Reino Unido expresó que alienta al gobierno boliviano a encarar “de buena fe una reforma judicial sustancial”.



Además, la declaración se suma al pronunciamiento que ya emitió la Unión Europea (UE) y respalda las observaciones que hizo conocer el Alto Comisionado para los  Derechos Humanos de Naciones Unidas, precisamente, sobre este caso.  

“Tomamos nota del reciente veredicto de un tribunal boliviano respecto a la ex presidenta Jeanine Añez, entre otros acusados, de su condena a diez años de prisión, de la emisión del veredicto completo y de la declaración de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los derechos Humanos en Bolivia”, señala la declaración.

El Reino Unido también respaldó los criterios expresados por el relator especial para la independencia judicial, Diego García-Sayán “sobre la posible intervención política en el proceso judicial”.

La declaración también acoge el continuo compromiso de Naciones Unidas con la agenda de derechos humanos en Bolivia, “al igual que su declaración sobre la necesidad de una amplia reforma del sistema de justicia en Bolivia”.

LAS OBSERVACIONES DEL ALTO COMISIONADO

La ambigüedad de los delitos, el uso excesivo de la detención preventiva, las audiencias virtuales, el juicio en rebeldía, el acceso a la prueba testifical y el excesivo número de acusadores, son parte de las seis observaciones realizadas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Bolivia, respecto del caso ‘golpe II’.

  1. El tipo penal de incumplimiento de deberes es incompatible con el principio de legalidad, por ser excesivamente amplio y ambiguo.
  2. ​El uso de la medida cautelar en el país es un desafío estructural, Jeanine Áñez estuvo detenida de manera preventiva cerca de 15 meses.
  3. Los principios de publicidad e inmediación con relación al contacto directo con el juez se vieron afectados, principalmente para la parte acusada. Además, hubo restricciones de acceso a la información.
  4. Se observó las ausencias por el impacto que generan en la parte acusada, generalmente, se evita. Sin embargo en el proceso contra Áñez, cuatro personas fueron declaradas en rebeldía y aunque tuvieron una defensa pública, estos se enfrentaron a diversas dificultades para acceder información relevante.
  5. La determinación del Tribunal para prescindir de los testigos afectó a todas las partes en sus derechos procesales.
  6. Y por último, la cantidad de partes acusadoras contra la sentenciada incidió en el desequilibrio procesal.

Fuente: El Deber