Santa Cruz: Informe policial revela que los estudiantes intoxicados recibieron el desayuno sin la supervisión de su maestro

En la declaración informativa, el profesor manifiesta que se encontraba en una reunión y al retornar todos sus alumnos del 6to grado ya habían consumido el desayuno escolar
Jessica Vega Muñoz

Las investigaciones que realiza la Policía en torno a la intoxicación masiva de estudiantes del colegio Ismael Montes abarcó no solo con el registro de pacientes en el Centro de Salud 10 de Octubre, sino con la toma de declaraciones de los docentes del establecimiento, es así que se conoció que el maestro de turno, encargado del 6to A de primaria, no estuvo presente cuando sus estudiantes recibieron el desayuno escolar.

El informe de la Policía detalla que el profesor de música, Jorge U.T., confesó que en el horario en que sus estudiantes desayunaron él se encontraba fuera del aula, debido a que fue a una reunión de coordinación con otros profesores y padres de la junta escolar para tener una asamblea, y que a su retorno los niños ya habían desayunado.

El mismo explica que por norma del colegio, el profesor debería supervisar la entrega del desayuno escolar a sus estudiantes junto con el presidente del curso, además de que los alimentos sobrantes deben ser guardados por la portera para repartir el excedente a las otras aulas.

En la entrevista policial realizada a la directora de la unidad educativa Ismael Montes, María Elena Cortez, precisa que el desayuno fue repartido recién a las 9:40 del viernes, día cuando ocurrió el incidente. Además, de que es la portera del lugar quien recibe de la empresa EBA, todos los alimentos y procede a entregar aula por aula los mismos, para que los estudiantes lo consuman.

El documento elaborado por dos policías asignados señala que también se colectaron dos jugos, uno de ellos entregados al Servicio Departamental de Salud (Sedes) y el otro se quedó en poder de los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), los mismos que fueron tomados como muestras y enviados a los laboratorios para su análisis.

La Policía derivó su muestra del jugo y de las frutas al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), para su evaluación y que se verifique si eran nocivos para la salud. Al igual que los alimentos, procedieron a la toma de muestras de los sifones de agua que hay en las aulas, y además de su análisis verificarán si la empresa está legalmente establecida y cuenta con los permisos correspondientes. Para ello, se solicitó el informe al Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).

Por otra parte, el ministro de Educación, Édgar Pari Chambi, indicó que se solicitará un informe de lo sucedido a la Dirección Departamental de Educación (DDE) de Santa Cruz, para verificar qué llevó a que 40 estudiantes sufran la intoxicación y determinar qué provocó la misma. «Tenemos que hacer seguimiento, ver de dónde proviene el problema para recomendar y sancionar si corresponde», manifestó.

Señaló que no se puede ofrecer cualquier tipo de alimentos a los alumnos, y que éstos deben estar garantizados para que no cause daño a la salud.