Subvención y “economía de gasto” se comen las reservas de Bolivia

Afirman dos analistas. Se debe dar mucho más espacio al sector privado nacional como a la inversión extranjera directa, según Juan Antonio Morales.

Subvención y “economía de  gasto” se comen las reservas

La subvención a los carburantes es cada vez más insostenible, según expertos en economía.



Fuente: El Diario / La Paz

La subvención estatal a varios insumos y la “economía de gasto” en la burocracia del Gobierno se están consumiendo las reservas internacionales, situación que puede afectar a la estabilidad económica del país, por lo que se debe dar mayor apertura al sector privado garantizando primero la seguridad jurídica.

El expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Juan Antonio Morales y el analista y abogado, Luis Alberto Ruiz, participaron en el programa Hagamos Democracia de la red Erbol y analizaron la situación económica, a partir de una disminución de las Reservas Internacionales Netas (RIN), que en divisas bajaron de 13.586 millones de dólares en 2014 a 1.346 millones a mayo de este año.

Ruiz manifestó que la subvención a los combustibles se come gran parte de las reservas y lo seguirá haciendo, porque también hay otros rubros subvencionados, “entonces vivir en un estado paternal va a tener que ser una medida repensada por el Estado para poder dejar cómodos a los futuros gobiernos que les toque administrar una economía de gasto”, dijo.

Por su lado, Morales recomendó mucho cuidado con las empresas públicas que en este último tiempo han estado incurriendo en costos sin mostrar producción. Sostuvo que para que la economía tenga un desarrollo sano hay que darle mucho más espacio al sector privado tanto nacional como a la inversión extranjera directa.

En torno a los préstamos que da el Banco Central de Bolivia a las empresas estatales, Morales afirmó que “es peligroso seguir financiándose con las reservas del BCB, porque si bien no podrían generar inflación, afecta a las reservas internacionales, además que los préstamos otorgados van contra la misma Ley del Banco Central”.

Ruiz dijo que, si vivimos una “economía de gasto” en burocracia y en empresas estatales, que solamente generan costo, por supuesto afecta a la economía y la posibilidad de mantenerla relativamente estable va a depender de la seguridad jurídica para que puedan llegar inversiones del extranjero.

Morales fue más allá al poner en cuestión el modelo económico actual del Gobierno y dijo que “nunca entendió bien ese modelo, pero no creo que sea exitoso. Hemos desperdiciado una oportunidad en bandeja de oro que eran los altos precios de las materias primas entre el 2004 y 2014, pero cuando se vino la pandemia supimos que no había suficientes camas de hospitales y tampoco se ha invertido en educación”.

“Ese modelo económico con sustitución de importaciones, qué sustitución de importaciones se puede ver en una economía globalizada, con fronteras tan amplias y un vigoroso contrabando y un dólar barato que afectó al sector productivo nacional. Yo sería muy concluyente que el tal modelo económico social, productivo y comunitario, no funciona”, manifestó.

Ruiz indicó que uno de los errores del expresidente Morales y el actual, Luis Arce Catacora, fue perder casi 50 mil millones de dólares que podían haber sido bien invertidos, para construir más hospitales, avanzar en la institucionalidad del país y “hoy estamos viendo las consecuencias de exprimido a la vaca lechera sin encargarnos de reponerla y entonces la vaca está flaca y moribunda”.

Dijo que, en este momento, los minerales son los que mayores recursos generan para el país, pero ningún proyecto minero es fruto del modelo económico porque San Cristóbal viene de hace más de 20 años.