Tragedias: 7 personas murieron intoxicadas en 5 semanas cuando combatían el frío

Los sucesos de han producido por prender sus estufas o utilizar la brasa de una parrillada para calentarse y luchar contra el frío.

Tragedias: 7 personas murieron intoxicadas en 5 semanas cuando combatían el frío

Fuente: Brújula Digital

En cinco semanas, siete personas fallecieron en las ciudades de La Paz y El Alto por intoxicación, a causa de la inhalación de monóxido de carbono, por prender sus estufas o utilizar la brasa de una parrillada para calentarse y luchar contra el frío.



El más reciente hecho de esta naturaleza se registró el jueves, cuando en El Alto fallecieron una mujer y sus dos hijas. Rossmery, de 42 años y sus hijas de 8 y 12 años habían compartido una parrillada horas antes. Durante la noche decidieron introducir la parrilla, con brasa, a su dormitorio, con el objetivo de calentarse por el frío que hacía.

El viernes, el hermano mayor de la familia encontró los cadáveres de su mamá y de sus dos hermanas sobre la cama, pues ellas se habían intoxicado por inhalar monóxido de carbono. Él, junto a seis de sus hermanos quedó huérfano de madre. Su papá, Wilfredo Fuentes, de profesión albañil, llegó de una provincia paceña, donde trabajaba, para enterrar a su esposa e hijas.

El otro hecho de esta naturaleza tuvo lugar en la zona 16 de Julio de El Alto, cuando una pareja de folcloristas llegó a su domicilio la noche del domingo y encendió la estufa a gas para calentarse y luchar contra el frío.

Al día siguiente, la pareja fue hallada sin vida, habían inhalado monóxido de carbono. Un familiar a de la pareja pidió a la ciudadanía tener cuidado con las estufas, debido a que pueden producirse este tipo de tragedias.

La pareja, que dejó huérfanos a dos niños, era integrante de una fraternidad de la festividad Jesús del Gran Poder, cuya entrada se realizará el fin de semana próximo.

El otro hecho trágico registrado por esta misma causa fue el que se dio hace cinco semanas, a inicios de mayo, en la zona Sur de La Paz, cuando una pareja de esposos, de más de 50 años de edad, compartieron una parrillada con sus amigos. Al finalizar el encuentro, ambos decidieron descansar en el sofá de su domicilio y prendieron la estufa a gas licuado. Cuando uno de sus hijos llegó a su casa, encontró a la pareja sin vida.