66 detenidos en un megaoperativo contra la pornografía infantil en varios países de América Latina y EEUU

Los arrestados están imputados por descarga y tenencia de imágenes con contenido de explotación sexual.
Captura de pantalla

 

Fuente: actualidad.rt.com

Un total de 66 personas han sido detenidas en varios países latinoamericanos y en EE.UU. en el marco de la operación Luz de Infancia contra la pornografía infantil.



Según informaron en un comunicado las autoridades argentinas, se realizaron allanamientos simultáneos coordinados por agentes de Argentina, EE.UU., Brasil, Ecuador, Paraguay y Panamá.

En total, se detuvo a 30 personas en Argentina, 26 en Brasil, cinco en Paraguay, dos en EE.UU., otros dos en Ecuador y una en Costa Rica. Aunque, según las autoridades, el número podría aumentar.

Todos están imputados por descarga y tenencia de imágenes con contenido de explotación sexual infantil.

Durante las investigaciones, los servicios de seguridad estadounidenses utilizaron «un software P2P que logró captar información de usuarios que descargaban y compartían material con contenido de explotación sexual infantil».

Una red P2P –explica el comunicado– consiste en un programa de intercambio de archivos en el que se comparten todo tipo de documentos, y que permite tanto el almacenamiento como la descarga directa desde el ordenador de uno o más usuarios de manera descentralizada.

«Los queremos presos»

«La explotación sexual de niños y niñas es una de las mayores aberraciones que pueden existir. Tenemos la convicción de desplegar toda nuestra capacidad para terminar con este delito. Los queremos presos», subrayó el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro.

El fiscal general de la ciudad de Buenos Aires, Juan Bautista Mahiques, destacó que su objetivo es «atacar todo el ciclo de explotación sexual infantil: desde la producción del material prohibido hasta su eventual distribución, comercialización e inclusive la mera tenencia».

Después, en declaraciones a la prensa, Mahiques lamentó que «Argentina es uno de los tres países de mayor consumo» de explotación sexual infantil. «La pandemia no ayudó y así como se agravó la situación en distintos delitos informáticos, también se agravó en este tipo de delitos», aseveró.