Alcaldía unió culturas en torno al Flash Day Tatoo en Trinidad

CULTURA SUBURBANA. En esa actividad que se realizó en coordinación con la Casa de la Cultura del Beni participaron quienes se dedican a la producción de anime, música rap, como se practica en otras ciudades del país.

Fuente:  https://lapalabradelbeni.com.bo

La realización del Flash Day Tatoo en Trinidad fue el escenario ideal para unir diversas culturas, en su procura de su fortalecimiento y promoción, informó el sábado el director municipal de Comunicación, Sebastián Murillo.

“Hemos creado un espacio agradable para todos aquellos que pensamos diferente, para quienes creemos que pueden existir diversas expresiones artísticas como el tatuaje, que es arte en la piel y además milenario”, dijo.



En esa actividad que se realizó en coordinación con la Casa de la Cultura del Beni participaron quienes se dedican a la producción de anime, música rap, como se practica en otras ciudades del país.

En el caso de la producción anime fue parte la niñez de muchas personas en el mundo, porque la disfrutaron en revistas y en la televisión. Ahora viene la gente y lo ve, lo exhibe y lo añora.

Murillo, afirmó que esa fusión de culturas se realizó por primera vez en la ciudad de Trinidad para que los artistas locales muestren su talento, lo que contribuye a mover la economía. Dos estudios de Santa Cruz llegaron para participar.

“Todo esto es lo que llamamos la cultura suburbana porque la cultura siempre fue elitista y eso todos lo sabemos, ahora tenemos un colectivo masivo que se resguardaba en diferentes sectores para expresarse”, comentó.

En este sentido, la comuna trata de posicionarlos para que sean visibles ante la sociedad y así expandir la cultura.  Hay que integrarlos a la sociedad y respetarlos, agregó.

Respecto a los tatuajes, dijo que personas de todas las edades se los colocan, incluso personas mayores que se identifican con ciertos temas y emociones.

Por su lado el propietario del Estudio Yacusa, Marvin Rodríguez, dijo que presta sus servicios especializados en el tatuaje de cejas, parpados y labios, así como en el rostro con estilos asiáticos porque aprendió esa técnica en el Japón.

“Este arte lo comencé desde cuando era niño, le puse más empeño cuando viajé porque pude obtener las máquinas profesionales y las tintas para poder trabajar en este rubro que aprendí en Japón”, indicó.

Comentó que el precio promedio para un tatuaje es de 100 bolivianos por el material que se utiliza, ya que si cuesta menos se tiene que dudar del material y puede tener sus riesgos.

Personas de diferentes edades y sectores sociales acudieron a los ambientes del ente cultural para apreciar el trabajo de los diferentes artistas.