Aviadores rechazan el estigma del narcotráfico

“No somos noticia cuando salvamos vidas”, asegura el presidente de la Asociación de Pilotos Civiles de Santa Cruz

Mauricio Quiroz Terán

En el último tiempo han sido varias las avionetas involucradas en narcotráfico

 

Fuente: El Deber



Juan Pablo Elorza ha sobrevolado durante 36 años todo el departamento y gran parte del país. Opera con un taxi aéreo que, en muchas ocasiones, ha servido de ambulancia para trasladar pacientes de las comunidades alejadas y otras perdidas en la amazonia del país.

Como muchos de sus compañeros está preocupado por la forma en que la ilícita actividad del narcotráfico afecta a su sector. “Esos hechos nos han marcado; lamentablemente, para la opinión pública toda la aviación está ligada y eso no es cierto. La aviación es una profesión que hemos adquirido desde jóvenes y siempre hemos participado de manera activa en el desarrollo del país. El transporte es una necesidad. ¿De qué manera se puede hacer una evacuación médica si no hay una aeronave? ¿De qué forma transportas a los difuntos? Salvamos vidas y apoyamos a las comunidades”, afirmó.

El puente aéreo de la droga que se ha instalado de manera ilegal entre Bolivia y Perú repercutió en la aviación privada boliviana. Recientemente, la juventud de los pilotos que fueron detenidos con alijos de droga llamó la atención de las autoridades. En la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) tienen registros de al menos 10 pilotos de entre 21 y 30 años detenidos o fallecidos en accidentes aéreos. Las organizaciones criminales pagan hasta $us 10.000 a los jóvenes pilotos por transportar sustancias controladas, especialmente en la ruta del sur que tiene como destino Argentina y Paraguay. De esos destinos, la cocaína es reenviada a Europa.

De hecho, la semana pasada, una avioneta se estrelló en el municipio cruceño de Cabezas. La nave tenía 75 kilos de cocaína y estaba siendo piloteada por Hugo Paz (30), quien resultó herido. El copiloto Víctor Salvatierra (22) murió calcinado en el lugar.

“Somos noticia cuando hay accidentes o detenciones por narcotráfico y no cuando salvamos la vida de alguien. La aviación civil en Bolivia tiene un alto impacto social que no es visible”, afirmó el presidente de la Asociación de Pilotos Civiles de Santa Cruz, Cristian Lemcke, quien detalló que las operaciones aéreas, especialmente en el ámbito de la agroindustria, son clave para el desarrollo. “Somos parte importante en la producción de alimentos”, afirmó.

De hecho, desde El Trompillo salen aeronaves dedicadas a la fumigación y otras a transportar vacunas hasta las estancias ganaderas que están dispersas en Santa Cruz y Beni, uno de los departamentos del país con menos conexión por carretera.

Elorza recordó que el aporte de la aviación civil “es muy importante en tiempos electorales”, pues ayudó en el transporte de ánforas y las autoridades electorales a los sitios más alejados del país.

Las avionetas que salen de El Trompillo también sirven al turismo. “Hay mucha gente que toma un vuelo para hacer sobrevuelo por la ciudad, sobre el parque Amboró. La gente queda encantada porque el cruceño mismo no sabe de las maravillas que tiene aquí cerca, por ejemplo, las Lomas de Arena”, afirmó el piloto.

Los aviadores aseguraron que el sector está tomando los recaudos necesarios para evitar que las actividades ilícitas los perjudiquen.

Organizaciones
Además de la asociación departamental, existen otras entidades que reúne a los pilotos de alcance nacional.

Amenaza
Los pilotos que se involucran con el narcotráfico son cada vez más jóvenes y eso preocupa a las autoridades.

Controles
La Felcn y la regulación de combustibles de la ANH fiscalizan a todas las aeronaves que salen y entran en las instalaciones del aeropuerto.

Fuente: El Deber