Baja cifra de operativos y sube casos de corrupción, analistas hablan del «desastre» de la FELCN

El fracaso de la lucha contra las drogas es responsabilidad del Ejecutivo de Bolivia al depender esta unidad policial, la FELCN, directamente del Viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas, repartición del Ministerio de Gobierno, dice el analista Manuel Morales.

Efectivos de Umopar en Cobija fueron aprehendidos tras recibir un soborno de $us 15 mil de un narcotraficante - Innovapress

Foto de Archivo (Internet)



Fuente: ANF / La Paz

De acuerdo a los datos estadísticos de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN), la cantidad de operativos se redujeron en los últimos seis años hasta en un 22%, con la consecuente caída en el secuestro de droga y más aún en la destrucción de laboratorios. A esto se suma, señalan los especialistas en el tema, los casos de corrupción y actividades de encubrimiento al narcotráfico que se han convertido en “el pan de cada día” por parte de autoridades y funcionarios, lo que hace de la lucha contra las drogas en el país una “situación desastrosa”.
“Los datos estadísticos muestran una realidad que la misma Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico ha venido negando todo este tiempo, y es más, sobre todo el Gobierno, entonces la evaluación que hago en base a esta información es absolutamente desastrosa, es uno de los elementos de mayor crisis, y estamos hablando de datos estadísticos que hacen aproximadamente 12 años de gestión”, dijo a ANF el especialista en el tema, Manuel Morales.
Al comparar los datos oficiales de las gestiones 2015 y 2021 se tiene que el secuestro de cocaína cayó en 7%, el secuestro de coca en 18%, la destrucción de laboratorios de cristalización en 64%, la destrucción de fábricas en 81% y la aprehensión de personas implicadas en el delito bajó en 12%.
El abogado especialista en seguridad, defensa y desarrollo, Omar Durán, evaluó la lucha contra el narcotráfico como una estrategia si renovación que se ha venido aplicando durante muchos años sin mayores éxitos. Dijo que a más narcotráfico, como se muestra en el país, debería generar mayores logros en la lucha contra este flagelo, sin embargo, se advierte que cada vez los operativos se reducen.
“No hay nada renovable que podría decir que han conseguido grandes logros, lo que se está haciendo hoy en día es el control que ha habido desde hace mucho tiempo y lo que corresponde en este momento es realizar un cambio profundo a estos métodos que está empleando la FELCN”, respondió a la consulta de ANF.
Durán indicó que los cambios en la Felcn no los pudo realizar de forma directa la Policía Nacional ni el Ministerio de Gobierno, por lo que sugirió que instituciones internacionales como la DEA (Agencia antidrogas de EEUU) deberían hacerlo, ante la incapacidad del Ejecutivo nacional.
“La lucha contra el narcotráfico hoy en día es solamente un saludo a la bandera que cuando nos muestran números dicen que han llegado a incautar mayor cantidad de droga, pero lo único que han hecho es ir a la par de producción, por lo que cada día deja mucho que desear, hay un pésimo control no solo de la FELCN sino también de Dirección General de Aeronáutica Civil que otorga autorizaciones a pilotos que ni siquiera cumplen con los requisitos”, apuntó.
Para Morales, el fracaso de la lucha contra las drogas es responsabilidad del Ejecutivo al depender esta unidad policial, la FELCN, directamente del Viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas, repartición del Ministerio de Gobierno.
“Es una policía especializada en lucha antidrogas que está a cargo del Ministerio de Gobierno, o sea es un aparato político del MAS y no del Comando de la Policía de manera estricta, es decir es una especie de unidad de la Policía, pero que es controlada de manera directa por el poder político”, enfatizó Morales.
En agosto de 2021, el presidente Luis Arce promulgó la Ley 1387 de Carrera de Generales y Ascensos de la Policía, en la que se confirma al Ministro de Gobierno como parte del Alto Mando de la institución del orden.
Según el numeral II del artículo 11 de la ley, las autoridades que conforman el Mando Policial son la Ministra o Ministro de Gobierno, el Comandante General de la Policía Boliviana, el Subcomandante y Jefa o Jefe de Estado Mayor de la Policía Boliviana y la Suboficial de Estado Mayor de la Policía Boliviana.
Para Morales, la Ley 1387 “ha acentuado la mayor presencia del poder político dentro de la estructura de la Policía, y ahora es mayor todavía el grado de responsabilidad”.
La corrupción naturalizada
Durán indicó que la corrupción en la institución antidroga, así como en toda la Policía, se ha convertido en “el pan de cada día”, y que los anuncios del Ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, de mayores controles para erradicar este flagelo de la Verde Olivo, han quedado en nada concreto, como ocurrió con la prueba del polígrafo.
“En su momento el ministro de Gobierno ha anunciado que iba a hacer la prueba del polígrafo (para identificar casos de corrupción en la FELCN) y el que no lo pase será sacado de la institución, y resulta que los que no han pasado el polígrafo siguen siendo parte de la FELCN, e incluso el mismo ministro los ha condecorado”, lamentó.
El 5 de julio, la Policía informó que el mayor Álvaro Muñoz y el capitán Rubén Aparicio fueron suspendidos de la FELCN. Muñoz fue condecorado una semana antes por su participación en la aprehensión de Misael Nallar -yerno de un conocido narcotraficante con sentencia-, acusado por la muerte de tres policías. Nallar también era investigado por legitimación de ganancias ilícitas y actualmente se lo investiga además por narcotráfico.
El especialista agregó que en varias regiones del país como el Chapare, Cochabamba, y en Porongo, Santa Cruz, ocurren “cosas extrañas” donde hay “muchísima gente” sospechosa de enriquecimiento ilícito, ajuste de cuentas, transporte y fabricación de droga, pero que las autoridades no controlan.
“Hay una situación totalmente delicada que de ninguna manera está siendo controlada, se ve no más que estamos totalmente vulnerados”, apuntó.
Morales agregó que hay investigaciones en curso a funcionarios de alto rango con al director de la FELCN y al de Umopar (Unidad Móvil de Patrullaje Rural), y muchos otros efectivos vinculados al narcotráfico.
“Hay dos comandantes procesados penalmente, o sea que no estamos hablando de supuestos, estamos hablando de una denuncia como los narcoaudios de los últimos comandantes, de Umopar y de la FELCN, y luego vemos lo de (el coronel Maximiliano) Dávila (investigado por la DEA por tráfico de drogas), vemos el resto de la historia desde (el coronel René) Sanabria (preso en EEUU por narcotráfico), entonces es desastrosa esta situación”, enfatizó.
Tras la ejecución de tres policías en el municipio de Porongo presuntamente a manos Nallar, el ministro de Gobierno removió al 100% del personal asignado a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico, incluyendo el cambio del director de dicha repartición.
Foto: FELCN

Lea también: Purga, auditoría y despolitización: retos urgentes de la séptima reforma policial en Bolivia