Bolivia ejecuta el Plan Nacional de Erradicación de la Silicosis

Agregó que el INSO tiene la capacidad técnica operativa necesaria para dar respuesta acorde a las políticas y programaciones, pese a que el país tiene algunas instituciones con falta de equipamiento, “pero el INSO da respuesta en toda su capacidad”.

INSO
Cristina Salazar, directora del INSO. Foto: ANF

 

Fuente: ANF



En el marco del cumplimiento de lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), desde 2017 Bolivia encara un Plan Nacional de Erradicación de la Silicosis. Las acciones de investigación, análisis, evaluación y determinación las realiza el Instituto Nacional Salud Ocupacional (INSO).
“Los trabajos se realizan con las diferentes empresas, se hace investigación, nosotros acá hacemos los exámenes de espirometría, que nos da la capacidad de ventilación pulmonar y muchos de esos casos no sirven para los temas de investigación, entre otros servicios; estamos con las placas radiográficas que hacemos a la población minera y en otras empresas”, dijo a ANF, Cristina Salazar, directora del INSO.
Explicó que conforme al plan, que data de 2017, se realizan programaciones de las acciones, asimismo de forma colateral se trabaja con ambientes insalubres, con base en la ley “que está entrando paralelamente para determinar ambientes insalubres en minería y obviamente esos temas de investigación coadyuva el objetivo de la silicosis”.
Agregó que el INSO tiene la capacidad técnica operativa necesaria para dar respuesta acorde a las políticas y programaciones, pese a que el país tiene algunas instituciones con falta de equipamiento, “pero el INSO da respuesta en toda su capacidad”.
“No vamos a decir que hemos erradicado la silicosis, pero que sí estamos trabajando con mecanismos preventivos de asesoramiento técnico, investigaciones, capacitaciones, a todo nivel, de acuerdo a las competencias y definitivamente se ha hecho un trabajo con ese fin”.
Indicó que con el trabajo que realizan se espera cumplir con la meta de erradicar la silicosis al 2030. Entre los países que están a la vanguardia es Chile donde se avanza en las tareas con mayor contundencia.
“Ellos tienen mayor aporte del Estado y de la empresa privada, hemos visto de cerca los programas de todos los países y no hay mucho que envidiar, Bolivia también ha avanzado”, apuntó.
Entre otras acciones realizadas en el marco del plan están los estudios de laboratorio químico-toxicológico de medicina del trabajo, los exámenes pre ocupacionales periódicos, y la identificación de enfermedades de tipo pulmonar como la disinosis, beriliosis y otras patologías de origen laboral.