Desde una grúa, en Irán ejecutaron a un preso en público después de dos años

Lo ahorcaron. Fue a Iman SabZikar, condenado por el asesinato de un agente policial. La ONG Iran Human Rights (IHR) denunció el hecho.

 

Irán: ejecutaron a un preso en público después de dos añosEl hombre fue ahorcado durante la mañana. Foto ONG Iran Human Rights



Por primera vez luego de dos años, el régimen de Irán ejecutó públicamente en la mañana de este sábado a un preso que había sido condenado por asesinato en enero de este 2022.

Se trata de Iman SabZikar, quien fue ahorcado desde una grúa en los minutos previos al amanecer, tras haber sido condenado por el homicidio de un agente de la policía en febrero de este año en la ciudad de Shiraz.

El violento hecho, que se da en medio de la preocupación por el aumento de la represión en la República Islámica, fue denunciado por la ONG Iran Human Rights (IHR), que calificó a la práctica de «medieval».

Asimismo, informaron a medios locales que el procesamiento del hombre había sido informado con anterioridad cuando la Corte Suprema de Justicia confirmó su realización a principio de mes.

«La reanudación de este brutal castigo en público tiene como objetivo asustar e intimidar a la gente para que no proteste», dijo el director de IHR, Mahmood Amiry-Moghaddam.

Desde la organización difundieron las impactantes imágenes del momento en el que estrangularon al hombre en plena calle: se lo ve vestido con un uniforme a rayas -que caracteriza a quienes están en prisión- y colgado con una soga gruesa al cuello desde una grúa.

«Podemos aumentar el coste de llevar a cabo estas prácticas medievales si la gente protesta más contra la pena de muerte -en particular las ejecuciones públicas- y la comunidad internacional adopta una postura firme», añadieron desde la ONG.

Esta fue la primera ejecución realizada en público desde 2020. El 11 de junio de ese año llevaron adelante la misma práctica con otra persona que cumplía una pena en la cárcel.

No obstante, en Irán las ejecuciones se realizan con cierta frecuencia, aunque suelen tener lugar a puerta cerrada dentro de las prisiones.

Según los activistas, se usan como elemento disuasorio, especialmente cuando el delito implica el asesinato de un miembro de las fuerzas de seguridad, como fue este caso.

De acuerdo a IHR, otros cuatro hombres fueron también condenados a muerte por el asesinato de agentes de policía y corren actualmente el riesgo de ser ejecutados.

Por este motivo, en las últimas semanas, algunos activistas expresaron su preocupación por la creciente represión en el país que atraviesa una importante crisis económica.

En base a las estadísticas reveladas, el número de ejecuciones se duplicó en el primer semestre de este año, en comparación con 2021.

DB