Estatutos del fútbol delimitan la cancha ante injerencia de la política

Los últimos días de la agenda deportiva en Bolivia estuvieron marcados por la polémica en torno a la organización de la Copa Evo sub-17, certamen que fue anunciado por el expresidente Evo Morales y en el que se dio a conocer el auspicio y organización a cargo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), hecho que abrió el debate acerca de una presunta intromisión de la política en el balompié.

Fuente: lostiempos.com

El aporte de la FBF a este certamen, según el titular federativo Fernando Costa, sólo se ve enmarcado en el arbitraje, de acuerdo al informe brindado a diputados del partido opositor Comunidad Ciudadana (CC), que días antes advirtieron con recurrir a FIFA ante presuntas vulneraciones a la normativa deportiva.



Ante esto, ¿qué dicen los Estatutos mundiales? Tanto en FIFA como en Conmebol se “raya la cancha” para que el fútbol no se vea inmiscuido en asunto políticos, así como también la normativa de la FBF establece límites en los campos de acción.

“De acuerdo al Estatuto de la FBF, el ente federativo sólo puede organizar o patrocinar torneos y competencias de los miembros de la FBF; es decir, de los clubes de la División Profesional o de la División Aficionados (en todas sus categorías). El mismo estatuto ordena que se deben cumplir las normas de la FIFA y la Conmebol. Ambas determinan la neutralidad en cuanto a política y religión. Asimismo, los estatutos son clarísimos en cuanto a la independencia y prevención de injerencias políticas”, confirmó a Los Tiempos un exdirigente de la FBF.

Tarjeta roja a la política

La normativa de FIFA y Conmebol poseen artículos que exigen a sus federaciones miembro a buscar la neutralidad en varios campos, en particular con la política y la religión.

En el inciso A del artículo 15 de los Estatutos de FIFA, se establece “declaración de neutralidad en cuanto a política y religión”; mientras, el inciso C agrega “independencia y prevención de injerencias políticas”.

Su incumplimiento deriva en la suspensión o expulsión de la federación miembro.

Al ser parte de la normativa jurídica internacional, el siguiente estatuto en la escala es el de Conmebol, que armonizado en base a FIFA establece en el inciso 1 del artículo 12: “Cada asociación miembro tiene la obligación de administrar sus asuntos de forma independiente, sin la intromisión de terceros. Se considera tercero a cualquier persona o entidad, de naturaleza pública o privada, que por cualquier medio o actuación atente contra el principio de autonomía e independencia de las asociaciones miembro sobre las materias objeto de su competencia”.

Estatutos FBF

Los Estatutos de la FBF, modificados y aprobados en 2017, guían la misión institucional, así como también sus objetivos enmarcados en la labor dirigencial deportiva.

En su artículo 2, inciso B, hace alusión a “organizar las competiciones del fútbol profesional y aficionado en cualquiera de sus formas a nivel nacional y en base a lo establecido en las Reglas del Juego y definir de manera precisa, en caso necesario, las competencias concedidas a las diversas ligas que componen la FBF”.

En este punto, a juicio del exdirigente federativo, la FBF no puede mantener relación con un evento político, al ser organizado por el exmandatario de Estado y que además lleva su nombre.

Al margen de que el descargo del presidente de la FBF sea el apoyo con el arbitraje a la Asociación Regional del Fútbol del Trópico, entidad afiliada a la Asociación de Fútbol Cochabamba (AFC), el artículo 3 de esta normativa indica que “la FBF es neutral ante cualquier forma de actividad político partidaria, así como creencias o actividades religiosas de cualquier índole”.

El torneo, que arrancará 31 de julio en el trópico cochabambino, tiene prevista la participación de 12 clubes, seis bolivianos y similar número del exterior.

Pero al margen de este hecho también hay que regresar en el tiempo al 1 de diciembre de 2019, cuando en la antesala de un clásico cruceño entre Oriente Petrolero y Blooming se procedió a rendir un homenaje a los políticos Luis Fernando Camacho y Marco Pumari.

En aquella oportunidad, también se mezcló al deporte con la política, siendo que las normas deportivas exigen la neutralidad del deporte en toda circunstancia.