Evo insiste en el golpe de 2019 y le dice a Bolsonaro que Bolivia fue víctima de un Plan Cóndor

Añez está condenada a 10 años de cárcel por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución dentro del caso ‘Golpe II.

El expresidente Evo Morales.

Fuente: Opinión



A través de su cuenta de Twitter, el expresidente del Estado boliviano y actual líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, se refirió al ofrecimiento de asilo que hizo el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, a Jeanine Añez.

Añez está condenada a 10 años de cárcel por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución dentro del caso ‘Golpe II’. Bolsonaro dijo abiertamente que considera la sentencia como «injusta» y hasta inició una campaña internacional para lograr que Añez reciba refugio en el Brasil, aunque ya recibió la primera negativa de parte de Argentina.

Para Morales, el afán de Bolsonaro de dar refugio a Añez demuestra el «temor» del presidente brasileño de que se demuestra su participación el presunto golpe de Estado del 2019.

«A esta campaña de desestabilización se suma la desesperación de un presidente derechista que insiste en ofrecer asilo a la golpista por temor a que la justicia confirme su complicidad en el atentado contra nuestra democracia. Bolivia fue víctima de un Plan Cóndor del Siglo XXI», señaló Morales a través de su cuenta de Twitter.

En su mensaje, Morales también hizo referencia a los dichos del excanciler chileno, Teodoro Ribera, quien también criticó la sentencia contra Añez.

Ribera, en una columna de opinión publicada en el periódico boliviano Página Siete, afirmó que en el caso de Añez hay un «uso autoritario de los mecanismos legales» y que Chile debe «apoyar cualquier acción que permita enmendar esta injusticia». «Más que hacer justicia, se busca a través de ella atemorizar a la oposición y a la sociedad civil», señaló.

«Así, el proceso contra Áñez demuestra una erosión gradual y sigilosa de las instituciones democráticas en Bolivia y un uso autoritario de los mecanismos legales. A pesar de los positivos augurios que anunciaba la presidencia de Luis Arce, el caso Áñez devuelve la mirada hacia atrás y dificulta la confianza internacional en la institucionalidad boliviana», puntualizó.

Además, señaló que «habiendo Chile y otros Estados reconocido a Jeanine Áñez como legítima mandataria, es esperable representar nuestra profunda preocupación por su salud y detención. Para nuestro país no puede ser indiferente que en nuestro entorno se respeten o no los derechos humanos».

Evo, al respecto, afirmó que el excanciller chileno, con sus dichos, «atenta contra la soberanía de Bolivia» y, al ser de ultra derecha, no tiene moral para hablar de justicia.

«El excanciller de la derecha pinochetista atenta contra la soberanía de Bolivia con mentiras en un diario prochileno de La Paz para defender al gobierno de facto que masacró a nuestros hermanos en Senkata y Sacaba. La extrema derecha chilena no tiene moral para hablar de justicia», señaló el líder del MAS.