Fue ayudante de campo casi 10 años, sacó campeón al Lille y tendrá el mayor desafío de su carrera en PSG: el perfil de Christophe Galtier

El reemplazante de Mauricio Pochettino viene de trabajar en el Niza y asumirá por primera vez las riendas de una plantilla llena de jugadores de clase mundial

Christophe Galtier, uno de los entrenadores más ponderados en Francia (REUTERS/Gonzalo Fuentes)Christophe Galtier, uno de los entrenadores más ponderados en Francia (REUTERS/Gonzalo Fuentes)

Fuente: Infobae.com

Tras hacer oficial la salida de Mauricio Pochettino, quien cerró la última temporada sin garantías con respecto a su continuidad, el París Saint Germain han comunicado que su nuevo entrenador es Christophe Galtier. El poderoso elenco de la capital francesa ha elegido a un apellido que no tiene grandes pergaminos a nivel internacional pero que tiene una extensa carrera como entrenador que le ha permitido ganar prestigio en la Ligue 1. De hecho, es uno de los que ha roto la hegemonía del PSG en la liga local en los últimos años.



La alternativa de Galtier empezó a tomar cada vez más fuerza desde que Luis Campos se convirtió en el nuevo director deportivo. El presidente Nasser Al-Khelaïfi le confió el proyecto a este ex ojeador de Mourinho en el Real Madrid, quien trabajó en varios clubes franceses y, justamente, conoce en profundidad a Galtier ya que juntos desembarcaron en Lille en 2017 y consiguieron grandes resultados.

Campos eligió a Christophe Galtier en diciembre de 2017 para reemplazar a Marcelo Bielsa, quien había generado grandes expectativas pero coqueteaba fuertemente con el descenso. Luego de salvarse y encarrillar el vestuario, lograron ser subcampeones en 2019 y acabaron cuartos en 2020. Y eso no fue todo: los Dogos le arrebataron el trofeo de campeón de Ligue 1 al PSG en la temporada 2020/21.

Galtier fue campeón de la Ligue 1 con el Lille (Foto: REUTERS/Benoit Tessier)Galtier fue campeón de la Ligue 1 con el Lille (Foto: REUTERS/Benoit Tessier)

Este entrenador de 55 años tuvo una modesta trayectoria como futbolista pero lleva muchos años de trabajo en los banquillos de la liga francesa. Empezó su camino en el Olympique de Marsella, club donde se hizo jugador profesional y donde regresó para trabajar como asistente tras colgar las botas en el Liaoning Yuandong (China). Fue ayudante de cinco entrenadores en dos temporadas en las que el Marsella pelaba en la parte baja de la tabla de posiciones y los ánimos no eran los mejores.

De hecho, en su primer año como asistente, fue protagonista de una feroz pelea con Marcelo Gallardo, quien por ese entonces jugaba en el AS Mónaco. Aquel incidente ocurrió el 7 de abril de 2000, durante el descanso de un partido jugador en el Estadio Velodrome por la Fecha 34 de la Ligue 1. El Muñeco terminó esa noche en un hospital, con el rostro y el tórax muy golpeados, y denunció que había sido víctima de una emboscada. “Gallardo me insultó y me pegó. Yo contesté con un reflejo de autodefensa”, justificó luego Galtier, quien terminó suspendido por seis meses. Incluso el suceso tomó escala nacional. Marie Buffet, la ministra de Deportes del gobierno que encabezaba Jacques Chirac, lo condenó públicamente: “Lo que sucedió fue extremadamente grave para el deporte de alto nivel, el deporte profesional y el deporte en general. Vaya ejemplo para los jóvenes que ven a sus ídolos agredirse en los pasillos de un estadio.”

Después ocupar el rol de técnico adjunto de Alain Perrin en clubes como Al Ain (Emiratos Árabes), Portsmouth (Inglaterra), Sochaux y el Olympique de Lyon, acabó convirtiéndose en su sucesor en el Saint Etienne: permaneció nada menos que ocho temporadas al frente del conjunto de los Alpes y lo puso a codearse con los mejores equipos del fútbol galo: clasificó cuatro veces a la UEFA Europa League (2013, 2014, 2015 y 2016) y se consagró de la Copa de la Liga de Francia en la temporada 2012/2013.

Lille se fijó en Galtier a fines de 2017 para reemplazar a Marcelo Bielsa y su equipo se convirtió en la gran revelación. Fue durante ese período de cuatro temporadas en donde compitió a la par del Paris Saint Germain, incluso hay una recordada victoria de los Dogos por 5-1 ante el equipo de Thomas Tuchel el curso anterior al que lograron romper su hegemonía y le arrebataron el trofeo que catapultó a Christophe Galtier a ser considerado uno de los mejores estrategas a nivel local.

Su última experiencia en el Niza no fue sobresaliente pero logró que la que las Águilas se posicionaran en el quinto lugar. Una quita de puntos por incidentes los hizo clasificar a la UEFA Conference League y los privó de participar en un certamen de mayor prestigio. También quedó subcampeón de la Copa de Francia al perder la final ante Nantes. Fue quizás allí donde despertó la atención de los empresario qataríes, ya que eliminó al París Saint Germain en los octavos de final y después también sacó al Olympique de Marsella de Jorge Sampaoli en los cuartos.

Aunque Christophe Galtier siguió mostrándose como un DT perseverante, tenaz, buen gestor de grupo y paciente, próximo a sus jugadores pero muy exigente. Asume ahora junto a su cuerpo técnico –con João Sacramento, ex ayudante de Mourinho y quien ya fue adjunto suyo en Lille– las riendas de un vestuario galáctico que exige al máximo a cualquier entrenador. Su compromiso con los directivos qataríes será sostenerse en el trono a nivel doméstico y buscar la ansiada consagración continental.

Soy exigente, me gusta trabajar, pero sobre todo me gusta que los jugadores estén contentos. A través de nuestro trabajo, nuestra relación, quiero un vestuario feliz. Ningún jugador estará por encima del equipo. Mi objetivo es conseguir que esa suma de talento se convierta en un gran equipo. Me adaptaré a la mano de obra a mi disposición. Habrá muchos rumores, movimientos, pero tengo una idea clara de lo que quiero ver en el equipo: ritmo, intensidad, mucha determinación, una capacidad de recuperación muy alta para presionar al rival”, dijo en su presentación. Su mayor desafío como DT ha comenzado.