Human Rights Watch pidió la liberación de un joven detenido en El Salvador acusado de pertenecer a pandillas

La ONG considera que, con el régimen de excepción vigente desde marzo, el gobierno de Bukele “ha adoptado medidas que limita el acceso de las víctimas a una justicia genuina y expone a todos a una situación de indefensión”

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele (REUTERS/Jose Cabezas)El presidente de El Salvador, Nayib Bukele (REUTERS/Jose Cabezas)

Fuente: Infobae.com

La organización internacional Human Rights Watch (HRW) pidió este martes que se libere a un joven de 22 años detenido en El Salvador durante el régimen de excepción implementado en el país para combatir a las pandillas.



El investigador Juan Pappier, que hace parte de la división para las Américas de HRW, publicó en su Twitter que “hace 10 días, varios soldados, detuvieron a Ángel Leonel Reales González, un joven de 22 años con hipoglucemia y una discapacidad intelectual”.

Pappier indicó que al joven “lo acusan de pertenecer a las pandillas” y señaló que el pasado sábado “lo trasladaron al penal de Mariona”, una cárcel ubicada en el departamento de San Salvador.

“Pedimos su liberación”, añadió el investigador.

El caso Reales González ha transcendido en redes sociales, donde usuarios y organizaciones de derechos humanos piden la liberación del joven.

HRW señaló recientemente que, en el marco del régimen de excepción vigente en el país desde finales de marzo, han documentado “decenas de violaciones de derechos humanos, incluyendo contra ciudadanos que nada tienen que ver con las pandillas”.

“Estos abusos incluyen, entre otros, detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas de corta duración contra salvadoreños inocentes, en su mayoría de escasos recursos”, apuntó.

Foto de archivo: Policías y soldados escoltan a un joven a un centro de detención en San Salvador el 2 de mayo de 2022 (REUTERS/José Cabezas)Foto de archivo: Policías y soldados escoltan a un joven a un centro de detención en San Salvador el 2 de mayo de 2022 (REUTERS/José Cabezas)

La organización considera que el Gobierno del presidente Nayib Bukele “ha adoptado medidas que debilitaron la independencia del poder judicial y el Ministerio Público, lo cual limita el acceso de las víctimas a una justicia genuina y expone a todos a una situación de indefensión”.

El régimen de excepción suspende garantías constitucionales, como el derecho a la defensa, y amplía el periodo de detención hasta un máximo de 15 días, cuando normalmente es de 3.

Son más de 44.000 detenciones registradas bajo esta medida, según lo ha informado el Gobierno, y más de 3.000 denuncias de violaciones a derechos humanos, incluidas por detenciones arbitrarias y tortura, las que organizaciones sociales han registrado.

Según Bukele, su Gobierno está “cerca” de ganar la “guerra contra las pandillas” con este régimen.

Una investigación del periódico digital El Faro señala que la ola de asesinatos que dio pie este régimen se desencadenó tras la supuesta ruptura de un pacto entre el Ejecutivo de Bukele y la Mara Salvatrucha (MS13). El mandatario no ha respondido esta acusación.

Con información de EFE