Inundaciones en el sur de EE.UU. dejan al menos 25 muertos

Los equipos de la Guardia Nacional de Kentucky, Tennessee y Virginia Occidental realizaron más de 650 rescates aéreos desde el comienzo de las inclemencias.

    

USA Überschwemmungen in Ost-Kentucky

Fuente: DW



 

Las devastadoras inundaciones registradas en Kentucky dejan al menos 25 muertos, aunque se espera que aumente el número de víctimas, informó este sábado (30.07.2022) el gobernador de ese estado del sur de Estados Unidos, mientras los rescatistas continúan buscando sobrevivientes.

Las lluvias torrenciales desatadas a principios de esta semana provocaron inundaciones repentinas sin precedentes en el este de Kentucky, una región muy golpeada por la pobreza.

Varias rutas y puentes de esta región montañosa y empobrecida tras el declive de la industria del carbón resultaron dañadas o destruidas. Y con el servicio de telefonía móvil interrumpido, se ha vuelto difícil la búsqueda de sobrevivientes.

«Me preocupa que encontremos más cuerpos en las próximas semanas», sostuvo el gobernador Andy Beshear en una rueda de prensa al mediodía, poco después de informar en su cuenta de Twitter que el número de muertos ascendía a 25 y que «es posible que el número crezca».

Beshear precisó que están «todavía en la fase de búsqueda y rescate» y corrigió un informe anterior sobre la muerte de seis niños, precisando que dos de ellos eran en realidad adultos.

Según medios estadounidenses, los cuatro niños fueron arrancados por las aguas de los brazos de sus familiares aferrados a un árbol luego de que la corriente arrasara con su caravana.

Rescates aéreos

Andy Beshear dijo que equipos de la Guardia Nacional de Kentucky, Tennessee y Virginia Occidental habían realizado más de 650 rescates aéreos desde el comienzo de las inclemencias, mientras que la policía y personal de otras dependencias estatales llevaron a cabo unos 750 rescates acuáticos.

La búsqueda, señaló, fue «tremendamente estresante y difícil» para los equipos de rescate.

Chloe Adams, una adolescente de 17 años, se encontraba sola en su casa en Whitesburg cuando la despertó el ruido del agua penetrando en la casa de su abuelo, en donde vive.

«Había agua hasta donde podía ver», dijo a CNN. «Tuve un ataque de pánico».

Al darse cuenta de que tenía que nadar para ponerse a salvo, puso a su perra, Sandy, en una jofaina de plástico y logro alcanzar un cobertizo cercano, apenas por encima del nivel del agua.

Ambas esperaron allí durante cinco horas a que un primo viniera a rescatarlas en una canoa.

mg (afp, CNN)