La ONU y el G7 condenaron las ejecuciones de presos políticos y el desprecio a la democracia de la Junta Militar birmana

El Consejo de Seguridad y el grupo de países pidieron la liberación de todos los opositores detenidos de forma arbitraria

FOTO DE ARCHIVO: El jefe de la junta de Myanmar, el general superior Min Aung Hlaing, que derrocó al Gobierno electo en un golpe de Estado el 1 de febrero de 2021, preside un desfile del ejército en el Día de las Fuerzas Armadas en Naipyidó, Myanmar, el 27 de marzo de 2021. REUTERS/Stringer/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: El jefe de la junta de Myanmar, el general superior Min Aung Hlaing, que derrocó al Gobierno electo en un golpe de Estado el 1 de febrero de 2021, preside un desfile del ejército en el Día de las Fuerzas Armadas en Naipyidó, Myanmar, el 27 de marzo de 2021. REUTERS/Stringer/File Photo

 

Fuente: Infobae.com



El Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado la ejecución de cuatro activistas democráticos opositores a la junta militar birmana y ha pedido la liberación de los presos detenidos de forma arbitraria, incluidos la depuesta líder Aung San Suu Sky y el presidente Win Myint.

Los 15 miembros del Consejo de Seguridad (cinco permanentes y diez temporales) condenaron las ejecuciones durante su reunión del miércoles en la sede de la ONU e hicieron un llamamiento a proseguir el diálogo “con todas las partes implicadas y a “la reconciliación de acuerdo con la voluntad y los intereses de la población de Myanmar”, según el comunicado.

La condena, refrendada por miembros cercanos al régimen birmano, como Rusia y China, fue acompañada del apoyo a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que este lunes condenó las ejecuciones con dureza y recalcó que dificultan la hoja de ruta para estabilizar el país.

Los quince miembros del Consejo de Seguridad respaldaron a la ASEAN en sus esfuerzos por aplicar los cinco puntos de consenso acordados hace más de un año con el régimen birmano, entre los que se incluyen el fin de la violencia contra los civiles y el inicio de un diálogo entre todas las partes implicadas en el conflicto.

FOTO DE ARCHIVO: La asamblea del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reunida en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, el 29 de marzo de 2022. REUTERS/David 'Dee' Delgado
FOTO DE ARCHIVO: La asamblea del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reunida en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, el 29 de marzo de 2022. REUTERS/David ‘Dee’ Delgado

El Consejo de Seguridad también pidió “el cese inmediato de todas las formas de violencia, incluidos los ataques sobre infraestructuras y centros sanitarios y educativos”, y reiteraron su apoyo a “la transición democrática” de Myanmar.

Por su parte, los ministros de Asuntos Exteriores del G7, las siete grandes potencias industriales del mundo, también condenaron con la mayor severidad la ejecución de los cuatro activistas opositores en Myanmar y el “desprecio a la democracia” evidenciado por su Junta Militar.

“Estas ejecuciones, las primeras en más de treinta años en Myanmar, así como el hecho de que no hubo un juicio limpio, evidencian el desprecio de la Junta hacia personas que luchan incansablemente por la democracia”, afirma el comunicado emitido por la presidencia de turno alemana del grupo.

El grupo de las siete potencias -Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia e Italia, además de Alemania- expresa asimismo su solidaridad a todas las víctimas que han sufrido represión, torturas o muerte desde que la Junta Militar se hizo con el poder, en 2021.

La gente protesta tras las ejecuciones, en Yangon, Myanmar, el 25 de julio de 2022 esta captura de pantalla obtenida de un vídeo de las redes sociales. Lu Nge Khit/vía REUTERS
La gente protesta tras las ejecuciones, en Yangon, Myanmar, el 25 de julio de 2022 esta captura de pantalla obtenida de un vídeo de las redes sociales. Lu Nge Khit/vía REUTERS

El G7 insta asimismo a Myanmar a poner fin “de inmediato” a las ejecuciones “arbitrarias”, a liberar a todos los presos políticos y a devolver el país al camino de la democracia.

La junta militar birmana que se impuso en el poder tras el golpe de Estado de febrero de 2021 anunció este lunes la ejecución de cuatro activistas prodemocracia acusados de “actos terroristas”, los primeros en décadas en el país asiático.

Entre los ejecutados se encuentran el antiguo parlamentario de la Liga Nacional para la Democracia Phyo Zeya Thaw y el activista Ko Jimmy, condenados en enero por cargos de terrorismo a raíz de sus actividades contra la junta.

Kyaw Min Yu, también conocido como Ko Jimmy y Phyo Zeyar Thaw, dos de los cuatro activistas por la democracia ejecutados por las autoridades militares de Myanmar, acusados de ayudar a llevar a cabo "actos terroristas", medios de comunicación estatales, en las capturas de pantalla sin fecha tomadas de un vídeo distribuido. MRTV/Handout via REUTERS
Kyaw Min Yu, también conocido como Ko Jimmy y Phyo Zeyar Thaw, dos de los cuatro activistas por la democracia ejecutados por las autoridades militares de Myanmar, acusados de ayudar a llevar a cabo «actos terroristas», medios de comunicación estatales, en las capturas de pantalla sin fecha tomadas de un vídeo distribuido. MRTV/Handout via REUTERS

Las ejecuciones se llevaron a cabo pese a las fuertes presiones internas y externas para su cancelación y han disparado la inquietud sobre el centenar largo de condenados a muerte en el país, sumido en una crisis política, económica y social desde el golpe de Estado militar del 1 de febrero de 2021.

La toma del poder por el general Min Aung Hlain vino acompañada del encarcelamiento de los principales opositores, incluida la depuesta líder Suu Kyi, y de una fuerte represión que ha costado la vida a al menos a 2.131 personas.

(Con información de EFE)