Los aeropuertos de Ixiamas y Apolo, dos elefantes blancos que costaron Bs 88 MM

El aeropuerto de Apolo, entregado en 2018 con una inversión de Bs 44,5 millones, tuvo cuatro vuelos. En Ixiamas sólo hubo uno desde la habilitación de la pista en 2015, que costó Bs 43 millones. Piden reactivación.

Por : Esther Mamani

Para los habitantes de Ixiamas y Apolo el transporte se piensa sólo si es en autobús y suponiendo que pasarán toda la noche en carretera. A pesar de que ambos municipios cuentan con aeropuertos, desde hace y cuatro años, respectivamente, no hay vuelos comerciales y los 88 millones de bolivianos invertidos no cumplen la función que deberíanLos aeropuertos de Ixiamas y Apolo, dos elefantes blancos que costaron Bs 88 MM

Ambas construcciones están sin equipamiento. El aeropuerto de Apolo, entregado en 2018 con una inversión de 44,5 millones de bolivianos, realizó cuatro vuelos incluyendo el de inauguración. En Ixiamas sólo hubo uno desde la apertura de la pista aérea, en 2015, que costó 43 millones de bolivianos.



En ambos casos la inversión estatal fue de más del 90% y la contraparte de las alcaldías completó los presupuestos.

La empresa de Navegación Aérea y Aeropuertos Boliviano (Naabol) no tiene personal en estas infraestructuras, ya que ambas rutas están fuera del radar de las empresas de aviación que tienen vuelos de pasajeros o de carga.

Se convirtieron en “elefantes blancos”. Y van tres en el departamento de La Paz con el aeropuerto de Copacabana, que costó 45,3 millones de bolivianos y no opera desde 2018.

“Evo Morales” sin vuelos

“Necesitamos mucho el aeropuerto porque es una pena cuando llueve y no podemos llevar nuestros productos. Hace más de cinco años que está ahí pero no se usa. Esperamos que la Gobernación (de La Paz) nos diga algo, que ellos también gestionen”, lamentó el alcalde de Ixiamas, Félix Laime.

El aeropuerto “Evo Morales” debía realizar dos vuelos semanales. La promesa, que fue planteada en 2015 por el entonces presidente Morales en la entrega de la obra, aún no se cumple.

Para los pobladores, el aeropuerto representa más que la esperanza de prosperidad económica. Es una necesidad.

Mariana Apaza es comerciante y tuvo un accidente por la explosión de una garrafa el 7 de mayo. En el hospital de Ixiamas determinaron, por la gravedad de sus quemaduras, su traslado a la ciudad de La Paz.

No pudieron habilitar una ambulancia y, pese a su estado, ella tuvo que aguantar las 16 horas de viaje desde su municipio hasta el Hospital de Clínicas en la sede de Gobierno.

“Claro que sería lindo ir en avión, pero eso es soñar no más. Tenemos en vano, sin motivo han hecho”, reclamó la mujer que ha decidido quedarse en La Paz con uno de sus familiares porque no cuenta con los recursos para viajar constantemente a Ixiamas. El pasaje cuesta 180 bolivianos en autobús y 220 si se viaja en vagoneta.

“Hemos hecho un enmallado (alrededor del aeropuerto) y usamos recursos propios. Queremos que se haga un mantenimiento. Estamos esperando que una empresa llegue para hacer la limpieza y con eso seguro tendremos más oportunidades para que haya vuelos”, indicó el alcalde Laime.

El aeropuerto, comentó, es vital para potenciar el norte amazónico. Ixiamas tiene 10 mil habitantes y dista 303 kilómetros de la ciudad de La Paz.

Es la puerta a una de las áreas naturales más importantes y biodiversas de la región: el Parque Nacional Madidi.

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) invirtió 222 millones de bolivianos durante el año anterior para la construcción de 12 puentes en la vía a Ixiamas, con lo que dejó claro que el interés está en los caminos de tierra.

Apolo, enfrascado en trámites

Huáscar Machicao, representante del Comité Cívico de Apolo, comentó que el aeropuerto de su municipio se convirtió en un terreno baldío lleno de arbustos. Se estrenó en 2018 y hoy no tiene operaciones.

El extinto Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) hizo tres vuelos comerciales tras la inauguración y la pista no volvió a operar.

Machicao lleva un conteo de más de 10 inspecciones realizadas por autoridades de la Gobernación, del Ministerio de Obras Públicas y los residentes del municipio.

De esa manera lograron que un vecino retire un tanque de agua que estaba muy elevado y podía obstruir el despegue de los aviones.

“Teníamos un ítem de Aasana (ahora Naabol) que iba a ser para operador de radio, pero no sabemos si nos han quitado o no”, explicó el cívico.

Los pasajes de los vuelos que hizo el LAB costaron 450 bolivianos. El boleto en bus actualmente vale 70 bolivianos.

“Se habló de tener pasajes a 350 siempre y cuando el avión viaje lleno. Somos la puerta grande al parque Madidi y en fiestas patronales sin problemas podemos cumplir el cupo de pasajeros”, afirmó Machicao.

“El aeropuerto es un elefante blanco”, sentenció el alcalde de Apolo, Rully Jiménez. “Al menos podrían hacer vuelos solidarios. Hemos enviado cartas al Ministerio de Obras Públicas y no recibimos respuestas”, añadió la autoridad municipal de esa localidad.

“Hacemos ferias de reactivación económica y trabajamos para que Apolo salga adelante, pero mire que cuando se trata de transporte de carga sólo hay el camino de tierra”, lamentó.

La dirección de Infraestructura Pública de la Gobernación es la oficina que coordina la reactivación de vuelos. Naabol, que administra las pistas bolivianas, no tiene solicitudes de operaciones a estos destinos.

El ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, todavía no explicó cuál es la estrategia comercial de los vuelos para Ixiamas y Apolo.

“ El aeropuerto es un elefante blanco. Ya hemos enviado cartas a Obras Públicas y no tenemos respuestas”.
Rully Jiménez, alcalde Apolo
BS 88
MILLONES
costaron las dos infraestructuras que hoy no tienen vuelos y se deterioran.
“ Claro que sería lindo ir en avión, pero eso es soñar nomás. Sin motivo han hecho hacer esos aeropuertos”.
M. Apaza, vecina de Ixiamas

Vuelos comerciales

Siete de los aeropuertos construidos en el gobierno del Movimiento Al Socialismo están sin operaciones comerciales.

112 millones de dólares se invirtieron en esas siete construcciones.

Infraestructuras El Ministro de Obras Públicas anunció más construcciones de aeropuertos en el país.

Carencias Los informes de construcción no contemplan estudios comerciales, medioambientales ni sociales.

BOA La estatal Boliviana de Aviación tiene 11 destinos: las nueve capitales más los municipios de Yacuiba y Uyuni.

Uyuni es el aeropuerto con más vuelos comerciales

El año 2011 fue clave para la integración aérea del país, entonces hubo un ambicioso plan estatal para la construcción de más pistas comerciales. Aquel año se estrenó el aeropuerto de Uyuni (Potosí), ciudad que es punto de llegada de turistas del país y el mundo, debido al Salar de Uyuni.

Se invirtieron más de 120 millones de dólares en estas obras; sin embargo, actualmente no cuentan con estudios de mercado para saber qué ha pasado con estas construcciones.

Boliviana de Aviación (BOA) tiene 11 destinos y en esta nómina no se incluyen Copacabana, Ixiamas ni Chimoré, entre otros. La pista aérea comercial de Uyuni fue de las primeras en reactivarse el 14 de enero de 2021 tras levantarse algunas restricciones propias de la pandemia.

Bolivia tiene 46 aeropuertos, entre ellos tres internacionales y al menos 10 cuyas construcciones fueron concebidas para fines de vuelos comerciales y están sin operaciones.

Según registros de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), existen 13 estaciones de servicio en aeropuertos del país. Allá se recarga combustible para aviones que realizan vuelos de pasajeros y de carga.

Los representantes de la Cámara Nacional de Operadores de Turismo, la Asociación Boliviana de Viajes y Turismo, la Asociación Boliviana de Agencias de Turismo Receptivo y la Cámara Boliviana de Hotelería pidieron que se reactiven las operaciones aéreas en municipios turísticos como Apolo e Ixiamas.

Según BOA, los vuelos son “militares y ejecutivos” únicamente. Su director Ronald Casso descartó operaciones comerciales en estos municipios paceños.

La Asociación de Líneas Aéreas de Bolivia califica a Uyuni como único destino, que no es capital, como atractivo para inversiones y a sabiendas de que los vuelos irán llenos de pasajeros.

$!Entrega de la primera fase del aeropuerto de Uyuni.

Construcciones sin estudio de mercado ni ambición comercial

Cualquier obra requiere un estudio de mercado que determine los costos y beneficios. En los casos de los aeropuertos de Ixiamas y Apolo estos análisis no se hicieron. En contrapartida, se consideraron las necesidades económicas de ambos lugares y sus potencialidades turísticas.

“Es operable, habría que preguntar a las aerolíneas por qué no están operando”, así respondió el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, luego de las denuncias sobre la inversión sin ganancias del aeropuerto Tito Yupanqui, en Copacabana.

Montaño salió del paso al asegurar que Boliviana de Aviación (BOA), Amaszonas o Ecojet tienen la misión de determinar vuelos a ambos municipios. La aerolínea estatal no tiene a Ixiamas ni Apolo como rutas de interés. Sólo Alcantarani y Uyuni figuran como munipios pequeños, con aeropuertos y flujo de dos vuelos a la semana.

El turismo es el principal aliciente; sin embargo, la pandemia mermó el número de visitantes dejando relegados a muchos municipios. Montaño aseguró que no dejarán de construir aeropuertos y que éstos serán para emergencias.

Fuente: paginasiete.bo