Presidente de Ecuador dice que afrontó «tres batallas contra la democracia»

Guillermo Lasso enumeró, entre esas batallas, la moción para destituirlo, las protestas indígenas y la iniciativa de revocatoria de mandato.

Jerusalem | Präsident Guillermo Lasso Fuente: dw.com

El presidente de Ecuador, el conservador Guillermo Lasso, aseguró este miércoles (13.07.2022) que ha enfrentado «tres batallas contra la democracia» que pusieron en jaque a su Gobierno, acontecidas casi de manera simultánea en semanas pasadas.



Lasso se refirió así a la moción de destitución presidencial que no logró los votos suficientes en la Asamblea Nacional (Parlamento), a las protestas lideradas por el movimiento indígena que paralizaron buena parte del país durante 18 días y a una iniciativa para convocar una «revocatoria» del mandato, un plebiscito sobre su continuidad.

El mandatario hizo estas aseveraciones durante la presentación de la estrategia nacional anticorrupción que pondrá en práctica su Gobierno.

En la Asamblea, el grupo parlamentario Unión por la Esperanza (Unes), afín al expresidente Rafael Correa, impulsó en medio de las protestas que sacudían al país una moción para destituir a Lasso por la causal de «grave conmoción interna y crisis política», contemplada en la Constitución.

La moción tuvo 80 votos a favor de los 137 escaños que integran la Asamblea, pero necesitaba 92 para salir adelante, por lo que Lasso mantuvo su cargo.

Destruir la democracia

«No es posible utilizar la Constitución para destruir la democracia. Lo que consta en la Constitución es para fortalecer la democracia, no para destruirla», aseveró Lasso sobre esta «batalla» de la que, según dijo, «salimos victoriosos no como presidente o como Gobierno, sino como país».

Sobre las protestas contra la política económica de su Gobierno por la carestía de la vida, el gobernante afirmó que «tenían el objetivo similar de destruir la democracia», cuando «el diálogo es la mejor manera» para resolver las diferencias.

Por último, Lasso se refirió a los pedidos presentados ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) para reunir las firmas necesarias que activasen el proceso de revocatoria, una consulta popular sobre la continuidad del jefe de Estado, algo que fue negado.

Estas solicitudes argumentaban su pedido en que el presidente no ha cumplido con el plan de trabajo prometido al asumir la Presidencia, a lo que Lasso alegó que se tratan de objetivos para sus cuatro años de mandato y no para alcanzarlos en solo un año que lleva en el poder.

mg (efe, El Comercio)