Reyes Villa: “Entre o no entre a la cárcel, la cosa es tratar de inhabilitar a Manfred”

Enfrenta al menos 15 juicios iniciados por el MAS. Dice que no está armando nada para 2025, pero reconoce que es prematuro. Pide censo para conocer el número de votantes de 2025.

Por : Mery Vaca

Manfred Reyes Villa es por quinta vez alcalde de Cochabamba, luego de haber permanecido asilado en Estados Unidos durante 10 años. Regresó con un discurso concertador, tal es así que no se sube a la ola opositora que confronta con el MAS. Pero, paradojas de la política, ahora es uno de los políticos más enjuiciados por el oficialismo. Enfrenta 15 procesos penales por sus gestiones pasadas y él atribuye ese hecho a que una encuesta publicada este mes en Página Siete lo sitúa como el opositor mejor posicionado para competir con el MAS en las elecciones de 2025.

La semana que concluye estuvo en La Paz y este medio aprovechó para hablar con él sobre esos juicios, sobre sus planes para 2025, sobre el censo y sobre la expresidenta Jeanine Añez, de quien describe un acto que él considera de deslealtad.



¿Cuál es la posición que trae a la reunión del censo?

Nosotros pensamos que el censo debe servir para las elecciones del 2025 para saber cuántos habitantes están en la edad de votar, porque muchas veces se ha denunciado que se ha inflado el padrón electoral. No es como una elección que en una semana o en un mes se pueda saber el resultado. El año que se llevó a cabo el censo han tardado dos años en dar los resultados. Entonces, yo creo que deberíamos calcular el tiempo que tarde en lograr los resultados para llegar al 2025 con un censo totalmente definido. Hay zonas que pueden estar en desacuerdo con el censo porque tienen bastante expulsión de gente que migra a Santa Cruz o Cochabamba, entonces se puede aprovechar para lograr un fondo de compensación e inclusive un pacto que ayude en compensación de representación parlamentaria en cada departamento.

¿Eso quiere decir que debería realizarse el 2023?

Claro, tiene que realizarse el 2023, viendo que alcance hasta 2025, cuando sean las elecciones con un censo nuevo.

¿Usted cree que Cochabamba saldrá ganando con el censo, es decir, ha crecido más que otras regiones?

Yo le aseguro que todas las poblaciones han crecido, y que todas van a salir ganando.

Pero la torta para repartir es la misma.

Yo diría que más que quién gana o quién pierde, creo que el tema es lograr un censo para planificar. Obviamente la distribución per cápita es importante, pero sobre todo para procesos electorales es bien importante que sepamos exactamente cuánta población hay en edad de votar.

¿Cuál cree que es el objetivo del gobierno para haber postergado el censo hasta el 2024?

Yo no le veo que haya ninguna dificultad para poder corregir todo lo técnico. El ejecutivo del INE decía que está todo listo para noviembre.

¿Cuántos juicios le han iniciado o le han reactivado últimamente?

Han debido ser unos 15. En tres ya me he presentado, he salido totalmente absuelto. Me citaron, en uno de ellos estuve tres días sentado, completamente absuelto porque los juicios no tienen ni pies ni cabeza. Le doy el ejemplo de una empresa que se llama Setefor, de la que la Gobernación había sido parte del directorio. El que representaba (a la Gobernación) en ese directorio me decía que las reuniones son en las noches y que no podía asistir, entonces decidió renunciar y por eso juicio a Manfred. O juicios de gestiones anteriores, como el puente de Sacambaya, que yo no lo adjudiqué, cuando llegué estaba mal el proyecto. O juicios como la represa Quecoma, que estaba mal emplazada, pero yo no la emplacé, estaba en plena construcción. Temas administrativos que los penalizan, pero si realmente hubiera daño económico y lo quisieran recuperar, debería ser por la vía civil, penalizan todo por tratar de perjudicar a una autoridad.

¿A qué atribuye usted esta arremetida judicial del MAS?

A Página Siete, porque ha salido una encuesta que dice que Manfred y Arce… Uhh, al día siguiente la arremetida total. Pero, no estoy en campaña, no soy candidato a nada, yo soy simplemente un alcalde que está trabajando por Cochabamba, cumpliendo la misión que me han encomendado los cochabambinos.

¿Usted tiene intención de armar un proyecto nacional para el 2025?

Yo le mentiría si le diría estoy armando algo, no estoy armando nada, lo que a mí me interesa es hacer gestión, trabajar por mi Llajta, luego retirarme y vivir en paz y tranquilidad en la Llajta.

Entonces ¿no le importará que el MAS siga en el poder?

La verdad es que falta todavía mucho para anticiparse. Hoy mismo estamos viendo una división entre ellos y más allá de que nos digan que se están uniendo, que se reúnen, cuando te peleas políticamente no es fácil darse la mano, ellos tienen divisiones profundas, no sé qué irá a pasar.

¿Usted se siente un perseguido político?

Claro, soy un perseguido político. Yo vengo aquí a La Paz y, no exagero, cinco motocicletas y cinco vehículos me persiguen por todo lado. En Cochabamba, con drones, anoche (la noche del martes), por ejemplo, estaban en mi casa dos camionetas con placas de La Paz. Voy a Santa Cruz ni qué decir. La anterior vez lo agarramos a uno de ellos y le dije por qué me persigues, se ha identificado como de Inteligencia de la Policía, me dijo que si le quitamos su celular le iban a botar, le hemos devuelto su celular. He dicho, no me voy a dedicar a hacer política, me voy a dedicar a hacer gestión y eso es lo que estoy haciendo.

¿Cada vez que va a la Fiscalía teme ser detenido o que le salga una orden diferente?

No creo porque el gobierno se tiraría un tiro en el pie porque cada vez que hacen esto me hacen crecer más a nivel nacional. Me invitan a Chuquisaca por el 25 de mayo, donde desfilé y en el desfile la gente me aplaudió. Aquí en La Paz me invitó Iván Arias, desfilé, la gente me recibió bien. Creo que son esos celos. No deberían hacer lo que están haciendo, tratar de perseguirme, de 25 años que inicien un juicio, yo ya ni sabía de qué se trataba. Cuando era alcalde había expropiado un terreno, como he expropiado varios terrenos para abrir avenidas. En esa época la alcaldía no tenía plata, entonces se hace en dos pagos. La señora quería todo de golpe, inicia un juicio, le gana a la Alcaldía, cobran, son 1.600 dólares que cobró demás, y dizque daño al Estado. Un juicio totalmente prescrito, y dicen que recién han iniciado el juicio porque Manfred se fue. A mí me han hecho juicios y hasta sentencias en mi ausencia. Ahora les preocupa, lo sacan el juicio y todavía le dan una sentencia a Manfred de un mes, ni siquiera reciben prueba, ni siquiera les han dado la palabra a mis abogados. Entre o no entre a la cárcel, la cosa era tratar de inhabilitar a Manfred o tratar de sacarlo de la Alcaldía. Además, algo importante, Manfred gozaba de caso de corte y por eso me tuve que ir del país. Mi abogado me dijo, “usted está en indefensión, mientras al prefecto de Chuquisaca lo están enjuiciando con un caso de corte, a usted, vía juicio ordinaria, váyase”. Por eso salí del país, entonces he presentado ante la CIDH una demanda, donde ha sido admitida porque yo gozaba de caso de corte, entonces no me pueden juzgar por la vía ordinaria como lo están haciendo.

¿Usted cree que quieren llegar hasta la sentencia ejecutoriada para inhabilitarlo políticamente?

Quisieran llegar, pero no van a poder llegar porque nosotros vamos a apelar y les mostremos la prueba, vamos a hacer un seguimiento no solo a nivel nacional, sino a nivel internacional. Es primera instancia, puede durar dos, tres, cuatro años…

¿Cree en la justicia boliviana?

De ninguna manera pues, la justicia está totalmente instrumentalizada y eso sabe todo el país.

Usted ha apostado a la concertación. ¿A qué se debe eso, tomando en cuenta que el país está polarizado?

Justamente a eso, porque estamos polarizados. Yo entiendo que la mayoría del país quiere paz, trabajo, desarrollo, sobre todo en esta pandemia y en la pospandemia tenemos que buscar la unidad, es la única forma de lograr una solución para el país, pero si seguimos polarizándonos, confrontándonos, no sé qué va a pasar con Bolivia. Todos somos bolivianos, por qué vamos a seguir sembrando odio entre los bolivianos, unos contra otros, creo que eso tiene que terminarse.

¿Qué cosas concretas hizo por esta nueva visión no polarizadora?

Una muestra es Cochabamba, he tratado de unir, aunque debe haber algunas excepciones, he unido a toda la gente: azules, blancos, rojos, de todos los colores, trabajando en la gestión. El gobernador de Cochabamba es del MAS, pero trabajamos juntos. Sé que lo tienen rebotando, lo están instigando a que se pelee conmigo, pero no, yo no le doy motivos ni él a mí, y trabajamos juntos y Cochabamba aplaude esto.

¿Pero no es ese mismo gobernador que lo está enjuiciando?

Obviamente es la Gobernación, pero en el partido del MAS, no siempre el gobernador manda a sus subalternos. Son otros, en las direcciones y secretarías, que son los que van presionando contra Manfred. Yo le aseguro que el gobernador no piensa como otros radicales que piensan en seguir confrontando, él no es así.

¿No se arrepiente de haber vuelto al país?

De ninguna manera, yo no veía la hora de volver a Bolivia, además, si hubiera cometido algún delito jamás hubiera vuelto, pero yo no he hecho absolutamente nada, todos los delitos son sembrados.

Usted pese a ser un perseguido político puede defenderse, hay otros que no. ¿Qué opina, por ejemplo, del caso de Jeanine Añez, que está presa más de un año?

Yo como todos los bolivianos pensamos que ella es una víctima, nos da mucha pena, pero mucha gente también dice “nos da pena, pero ella ha hecho todo lo posible para devolverles el gobierno al MAS”. Lamentablemente, ha hecho lo que no debía haber hecho, dijo que no iba a ser candidata y fue candidata, lamentablemente tuvo un mal asesoramiento de Murillo, que ha sido lo peor que ha tenido Bolivia, que le ha hecho daño a ella y a ese gobierno.

¿Usted cree que debió hacer la transición y retirarse?

Debía retirarse y no ser candidata a nada, ni en el Beni, porque ha sido peor que sea candidata y pierda. Ahorita hubiera sido ella un símbolo, la segunda mujer presidenta de los bolivianos. Y, lo peor es la deslealtad, yo la llevé de senadora, fue mi senadora, cuando volví al país quería yo hablar con ella y me dijo “hable con Murillo o hable con Ortiz”. Esas fueron sus palabras después de que trabajó conmigo, yo la dejé de senadora, se fue luego con los Verdes de senadora y se olvidó del que la llevó.

Usted habla de reconciliación, pero ¿cree que es posible en esta coyuntura, tomando en cuenta que Evo Morales sigue atrincherado en el MAS enjuiciando a los opositores?

Yo creo que se puede quedar solo porque uno de los políticos más rechazados en el país es Evo Morales. Él tiene su ejército en el Chapare, pero la mayoría de los bolivianos no quiere ir por esa vida de la violencia, de la confrontación del ala dura del MAS. Eso sería peor para el país, nos podemos destrozar como Venezuela o Nicaragua. Espero que el actual Presidente, que es una persona formada, un profesional, piense primero en Bolivia antes que en los intereses de un político desesperado de volver al poder.

¿Usted cree que hay diferencias importantes entre Arce y Evo Morales en cuanto al objetivo político?

Totalmente, Arce es un presidente profesional, capacitado, creo que hay una gran diferencia, aunque seguramente debe recibir presiones del ala dura.

¿Cuáles son los ejes de su gestión y dónde apunta desde la Alcaldía?

Uno de los ejes principales es el desarrollo humano. Cuando yo fui alcalde antes he logrado que Cochabamba, que tenía menos recursos que La Paz y Santa Cruz, sea la primera ciudad en desarrollo humano, a eso estoy apuntando y también a lograr la reactivación económica, para hacer una Cochabamba competitiva, productiva y atractiva a las inversiones, porque antes Cochabamba aportaba casi el 20% al PIB, ahora hemos bajado a 14%.

Todos se quejan de la falta de recursos. ¿A usted le alcanza el dinero?

No me alcanza, pero tengo bastante experiencia. Esta es la quinta vez que soy alcalde, entonces tengo mecanismos para poder lograr todo lo que estamos haciendo en Cochabamba, y le voy a volver a pedir al Presidente que se evite la concentración. Para que nos ayude una alcaldía hermana, tenemos que pasar por la Cancillería, eso le voy a volver a decir, que nos deje a nosotros recibir cooperaciones. Yo he logrado tantas cosas en el pasado de cooperación.

Se vienen algunas movilizaciones por el censo, Santa Cruz hizo un paro. ¿Cree que el camino son las protestas para lograr el objetivo del censo?

Al país lo han acostumbrado a eso. Evo Morales ha sido presidente gracias a los bloqueos, lamentablemente esa es una situación que perjudica al desarrollo económico de un país, pero yo creo que vamos a ver si el gobierno piensa que es importante escuchar al resto de los bolivianos para adelantar el censo y evitar cualquier tipo de paros y perjuicios económicos para Bolivia.

“No creo (que se animen a detenerme) porque el gobierno se tiraría un tiro en el pie. Me hacen crecer más”.
“Por qué vamos a seguir sembrando odio entre bolivianos, unos contra otros. Eso tiene que terminar”.
“Lo peor es la deslealtad (de Añez). Yo la llevé como senadora y cuando volví me dijo ‘hable con Murillo’”.

Fuente: paginasiete.bo