Santa Cruz es considerado el epicentro de la quinta ola y el gobernador cruceño propone la exigencia de la presentación del carné de vacunación

Fuente: El Deber

Las autoridades sanitarias de los tres niveles del gobierno del país están reunidas la denominada Gran Cruzada por la Vacunación, que se desarrolla en Santa Cruz, que es considerado el epicentro de la quinta ola del Covid-19, como indicó el ministro Jeyson Auza en su discurso de apertura, la tarde de este martes.



El objetivo es evaluar los compromisos firmados en 2021 con los gobernadores, con respecto a la vacunación, no solo para prevenir el coronavirus, sino también otras enfermedades, cuyas vacunas se encuentran en el esquema regular de inmunización. Además definirán acciones que protejan la salud y vida de niños y jóvenes del país.

En la reunión también participan alcaldes y gobernadores de los nueve departamentos y los representantes para Bolivia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de Unicef.

El alcalde Johnny Fernández, quien dio la bienvenida como anfitrión, destacó la presencia de los tres niveles del Estado: “Es muy importante mostrar esta señal de unidad en torno a la salud y a la vida”.

Antes de ingresar a la reunión, Fernández manifestó la necesidad de continuar con el diagnóstico del coronavirus e indicó que se está trabajando con los subalcaldes para desplegar brigadas a los 15 distritos municipales.
“Cuando salgan nuestras brigadas (con) las pruebas de antígeno nasal (…) tienen que apoyarnos, señores padres de familia. Ayúdennos, por favor, porque es por el bien y la salud de sus hijos y su familia”, expresó el burgomaestre cruceño.

 

Por su parte, Auza destacó los tres pilares de la actuación de su ministerio en relación con el Covid-19: diagnóstico masivo, vigilancia epidemiológica activa, que permitió diagnosticar casos antes de llegar a terapia intensiva, y vacunación.

“Sabemos que si bien los niveles de vacunación son aceptables en aquellos grupos etarios que tienen mayor vulnerabilidad, de mayor edad, no podemos descuidar, el grupo etario tan importante que corresponde a nuestros niños (…), hoy tenemos que evaluar en tanto y en cuanto hemos cumplidos los compromisos asumidos el pasado año”, expresó el ministro.

 

Por su parte, el gobernador, Luis Fernando Camacho, antes de ingresar a la reunión, propuso la exigencia del carné de vacunación.

 

 

«Para aumentar la cobertura de vacunación necesitamos que se exija la presentación del carné de vacunación para la realización de cualquier trámite en bancos o en cualquier institución pública y privada, esto por el bien de la ciudadanía», manifestó Camacho, quien destacó que, en el departamento, el 75% de la población ha recibido la primera dosis anticovid y el 65%, la segunda.

Ya en su alocución durante la reunión, el gobernador cruceño indicó que existe apertura a la coordinación de acciones en beneficio de la población. “Siempre que haya el respeto de las autoridades y las competencias que se han logrado con nuestras luchas autonómicas, va a ser viable”, indicó.

Camacho no perdió la oportunidad de hablar del censo: “(…) este trabajo (vacunación) fue posible gracias a la planificación y el uso correcto y concreto de los datos que tuvimos; por eso estuvimos pidiendo (…) que podamos tener un censo pronto, para que podamos planificar mejor y responder mejor a las necesidades de nuestra gente”.

Organismos internacionales

La OMS, a través de su representante en Bolivia, Julio Pedroza, lamentó que la vacunación del esquema regular hubiera sido afectada debido a la aparición del Covid-19. Sin embargo, recordó a la población: “La salud no solo es responsabilidad de las autoridades, sino de la ciudadanía”, y señaló que Bolivia tiene el reto de aumentar la vacunación del esquema regular -que protege contra enfermedades como difteria, tétanos, sarampión y poliomielitis- de manera que sobrepase el promedio latinoamericano.

Asimismo, instó a Bolivia a lograr una “coordinación virtuosa” entre los tres niveles del Estado para conseguir duplicar o triplicar la efectividad de sus recursos, pues percibe que el país es “uno de los más severamente enfermos de fragmentación de sus servicios de salud”.

En coincidencia, Rafael Ramírez, representante de Unicef en Bolivia, recordó que existen otras enfermedades prevenibles, además del Covid-19, cuyo acceso y efectiva aplicación de vacunas se han visto afectadas por la pandemia; señaló que desde Unicef buscan reimpulsar no solo volver a los niveles de inmunización que existían antes de la pandemia, sino alcanzar el ciento por ciento.